Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza ampliará la atención específica que presta a los jóvenes

Salud prevé desarrollar una cartera de servicios tecnológicos para mayores

Jon Darpón junto a la directora de Salud Pública, Miren Dorronsoro.
Jon Darpón junto a la directora de Salud Pública, Miren Dorronsoro.

Salud pondrá en marcha “consultas específicas para jóvenes”. La iniciativa, recogida en el plan de salud hasta 2020, que el consejero, Jon Darpón, ha presentado este jueves, establece que se dirigirán, sobre todo, a las chicas para tratar cuestiones como la sexualidad, el acoso, la violencia machista y las adicciones. “No es un documento de intenciones sino una hoja de ruta del cambio en el modelo de atención”, reza el plan para las dos próximas legislaturas.

Horas después, la consejería aclaró a EL PAÍS que “específicamente no” se van a crear consultas entendidas como un espacio de atención en los ambulatorios distinto de otros pacientes, sino que se darán “jornadas, sesiones, encuentros,...”

Darpón quiere menos “estrés en las escuelas” y más horas de gimnasia

En líneas generales, el plan recoge la estrategia ya iniciada de afrontar el “urgente” reto de la cronicidad. El 38% de los mayores de 65 años son enfermos crónicos y el 22,5% de la población será mayor en 2020, cuando habrá 65.000 jóvenes más que hoy, pero 110.000 personas más de la tercera edad.

Para los mayores, Salud prevé crear en 2015 una cartera de servicios tecnológicos, siempre con “criterios de sostenibilidad y equidad en la financiación”. En el colectivo de mayores también tendrá incidencia la ya anunciada historia clínica sociosanitaria, que pretende una mayor conexión entre servicios sociales y sanitarios para identificar y hacer seguimiento de los casos.

El documento hace hincapié en las desigualdades socioeconómicas y su efecto sobre la salud —a menos recursos, peor salud—. En este sentido, se muestra autocrítico y reconoce que los esfuerzos hechos hasta ahora para anular las diferencias han sido “insuficientes” y, por tanto, las desigualdades resultan “muy relevantes”, lo que influye en la sostenibilidad del sistema.

La consejería

se plantea recetar menos medicinas

a los pacientes

El texto también advierte de que la crisis supone una amenaza para la salud pues “aumenta la probabilidad de enfermar y morir prematuramente”. Entre las medidas previstas figura la intención de aumentar la formación de los profesionales “no financiada por las industrias de productos y servicios sanitarios”, potenciar la “deprescripción” (reducir la medicación de los pacientes) o “aumentar horas de educación física a todos los niveles”.

En materia de salud mental, en que los diagnósticos han crecido en torno al 40% desde 2002 a 2013 —el pasado año una de cada cuatro mujeres fue diagnosticada por depresión y ansiedad, al igual que el 15% de los hombres—, el texto pretende “reducir el estrés en las escuelas” y en los puestos de trabajo y prevenir el estrés, la ansiedad y la depresión. El documento fija igualmente entre sus objetivos reducir un 10% el cáncer, una rebaja del 50% de los abortos e incluso situar el paro juvenil en el 15% desde el 35% actual. En materia de listas de espera, en cambio, la consejería se limita a apostar por su “reducción progresiva”.