Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi no retirará la tarjeta sanitaria a los parados que emigren al extranjero

Andalucía y Asturias también desobedecerán la medida que esta vigente desde principio de año

Osakidetza no dejará de atender a los parados que no tengan derecho a percibir la prestación por desempleo y pasen más de tres meses al año en el extranjero. Con esta decisión, Euskadi se convierte en la tercera comunidad autónoma que hará caso omiso de la medida establecida a nivel nacional, después de que Andalucía y Asturias, las dos únicas gobernadas por el PSOE, anunciaran a principios de semana que desobedecerán la iniciativa.

Ayer mismo, el PSE registró esa misma petición en el Parlamento de Vitoria. La medida está en vigor desde principios de mes ya que se recoge en la Ley de Presupuestos Generales del Estado a través de dos enmiendas presentadas por el PP, que posibilitaron reformar otras dos leyes, la Ley General de Seguridad Social y la de cohesión del Sistema Nacional de Salud.

Los cambios normativos implican que no se podrán superar los 90 días de estancia en otro país durante un año natural porque entonces se le considerará a ese beneficiario de la Seguridad Social residente en el extranjero y, por tanto, su atención correrá a cargo de los servicios sanitarios de ese segundo país.

La idea no había sido puesta sobre la mesa en el consejo interterritorial del sistema nacional de salud, el órgano que reúne al Ministerio de Sanidad y a los consejeros autonómicos, lo que ha generado cierta confusión entre los gestores sanitarios. A este hecho se suman las críticas vertidas en las redes sociales especialmente por jóvenes que están optando por acudir al extranjero en busca de una oportunidad laboral que no hallan en España.

La decisión se suma a otras ya tomadas a través de un real decreto ley aprobado por el Ejecutivo central en 2012, que acotó el acceso a una tarjeta sanitaria, como es el caso de los inmigrantes sin permiso de residencia en España —una prohibición que Euskadi ha limitado a quien lleve menos de un año en la comunidad autónoma— o el de aquellas personas mayores de 26 años que no hayan cotizado nunca.

Euskadi “no quitará la tarjeta sanitaria a nadie porque se vaya al extranjero”, aseguraron portavoces del Departamento de Salud a EL PAÍS, que apuntaron a la dificultad que puede tener el Instituto Nacional de la Seguridad Social para controlar ese flujo de personas y por cuánto tiempo permanecen en el extranjero.