Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell asegura que Calatrava y la UTE repararán Les Arts y asumirán el coste

La Generalitat asegura que se ha llegado a un acuerdo tras reunirse con el arquitecto y las firmas

De izquierda a derecha, Gregorio Fernández, de Dragados, el consejero Máximo Buch, Santiago Calatrava, y Huberto Moreno, de Acciona, partipantes en la reunión de hoy.
De izquierda a derecha, Gregorio Fernández, de Dragados, el consejero Máximo Buch, Santiago Calatrava, y Huberto Moreno, de Acciona, partipantes en la reunión de hoy.

El despacho del arquitecto y director de la obra del Palau de les Arts, Santiago Calatrava, y las empresas que lo construyeron (la UTE formada por Dragados y Acciona) repararán el revestimiento cerámico que cubre la fachada del teatro de la ópera valenciano. También asumirán el coste del arreglo, estimado en tres millones de euros, y de otras pérdidas generadas desde que se desprendiera un lienzo del trencadís blanco el pasado 26 de diciembre, lo que obligó a cerrar el coliseo y a suspender la ópera Manon Descaut, de Puccini, que debía estrenarse el 1 de febrero bajo la dirección de Plácido Domingo.

Lo anunció este viernes la Generalitat valenciana, al término de la reunión mantenida entre Máximo Buch, consejero de Economía y presidente de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), complejo en el que se enclava el Palau, el propio Calatrava y los representantes de sendas empresas. El encuentro se produjo a petición del arquitecto y de la UTE, después de que el Gobierno valenciano reiterara su intención de demandarlos por el desperfecto causado en un edificio inaugurado hace ocho años y que ha costado 478 millones de euros. El compromiso alcanzado paraliza la vía judicial, que no se ha llegado a sustanciar.

El acuerdo contempla que la UTE y el despacho de Calatrava empezarán a trabajar a partir del lunes en las obras de reparación. El propósito es finalizar la intervención de emergencia en el Palau de les Arts el 10 de febrero, con la máxima seguridad para el acceso al público y con el objeto de reanudar la programación del recinto con el montaje L’ italiana in Algeri, de Rossini, el 23 de febrero.

Arrugas del Palau de les Arts. ampliar foto
Arrugas del Palau de les Arts.

Además, la Generalitat ha acordado con las partes que antes de final de año “estará implementada una solución definitiva para la cubierta del Palau de Les Arts”, según apunta la nota oficial. No se ha adoptado aún una decisión relativa a si se volverá a instalar trencadís o se opta por una alternativa, como pintar de blanco la cúpula de acero, como sugiere el informe del Instituto Tecnológico de la Construcción (Aidico).

Este instituto se encargará durante el periodo de duración de las obras de asesorar a la Generalitat y garantizar que el proceso cumple con la normativa y la seguridad que requiere el recinto.

Lienzo del 'trencadís' desprendido ampliar foto
Lienzo del 'trencadís' desprendido

Aidico elaboró un informe preliminar por encargo de la Generalitat, en el que atribuye los desprendimientos a “un fallo generalizado de la adherencia del revestimiento cerámico”. La caída de parte del mosaico “deriva de un diseño y una selección incorrecta de materiales o de defectos de ejecución o de ambas cosas”, indica el informe.

Aidico sostiene que las lesiones en la cubierta son “irreversibles”, porque afectan aproximadamente a un 60% de una superficie de 8.000 metros cuadrados, por lo que requieren el “desmontaje total del revestimiento”. Ante el temor de que pueda reproducirse el problema en el Ágora, la Generalitat realizará catas en el trencadís de la cubierta de este último hito diseñado por Calatrava en CACSA, aún sin uso determinado, por el que se ha pagado 90 millones de euros.

Fuentes conocedoras de la negociación señalan que tanto las empresas constructoras como el arquitecto habían defendido previamente sus actuaciones, quitándose la responsabilidad del problema. No obstante, el ambiente en la reunión fue constructivo y se pudo llegar a un acuerdo. En ella, el consejero reclamó una garantía de 100 años a la solución definitiva que se tome, sin detenerse en el currículum u hoja de servicios que llegaron a ser esgrimidos, añadieron las mismas fuentes. En cualquier caso, Buch destacó la “buena predisposición de las partes que han asumido el defecto”

Varios miembros del gobierno valenciano insistieron en que no pagará nada de la reparación y recuperará los 623.000 euros del coste de suprimir Manon Lescaut. La Generalitat todavía adeuda unos dos millones de euros a Calatrava y otros tantos a la UTE por la construcción del Palau. Una deuda que la Generalitat amenazó con bloquear, tras detectarse el desprendimiento, si no se resolvían los desperfectos.