Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Carnaza contra el alcalde”

Carles Manté, exdirector del CatSalut, ideó según la Guardia Civil una campaña contra Carles Pellicer para salir airoso del proceso judicial que le acusa de cobros ilegales en Reus

Hoja manuscrita de Carles Manté que según la Guardia Civil incluye referencias a Oriol Pujol. En ella puede leerse: "Carnaza contra el alcalde. Querella".
Hoja manuscrita de Carles Manté que según la Guardia Civil incluye referencias a Oriol Pujol. En ella puede leerse: "Carnaza contra el alcalde. Querella".

El exdirector del Servicio Catalán de la Salut (CatSalut), Carles Manté, durante dos décadas uno de los hombres más poderosos de la sanidad catalana, se encuentra acorralado en un complejo laberinto judicial, acusado de cobrar entre 2007 y 2011 al menos 720.000 euros (sin IVA) de Innova, el conglomerado de empresas municipales de Reus (Baix Camp) presuntamente por trabajos no realizados. Pero, además, el juzgado de instrucción 3 de la ciudad, que investiga los pagos, levantó esta semana el secreto de sumario de unos documentos que revelan una supuesta “estrategia delictiva” que el exdirector del CatSalut urdió para trazar su línea de defensa en el proceso.

Las sospechas se basan en papeles manuscritos por Manté hallados por la Guardia Civil durante el registro de su domicilio, realizado el pasado febrero, cuando fue detenido junto al que fuera director general de Innova en el momento de efectuarse los pagos, Josep Prat, expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS). El juez les imputó una ristra de delitos, entre ellos malversación de caudales públicos, blanqueo y estafa. Manté cobró el dinero a través de la empresa CCM, creada por él y su esposa solo una semana antes de firmar el contrato con el Ayuntamiento de Reus.

EL PAÍS desveló los pagos —a razón de 13.000 euros mensuales— en junio de 2012 y Manté un mes después, cuando aún no estaba imputado ni el caso judicializado, empezó a trazar su estrategia. Ya el 4 de julio escribió “defensa complicada por falta de documentos”, en eventuales reuniones con Prat; Antoni Aluja, abogado de Lluís Miquel Pérez (PSC), exalcalde de Reus, quien también está imputado; y el letrado Francesc José María, quien había sido secretario en Innova, según reflejan diferentes apuntes, en los que aparece la palabra “sociovergencia”.

La Guardia Civil halló manuscritos que citan a Oriol Pujol y Marina Geli

La Guardia Civil y el juez investigan además si Manté coaccionó al actual alcalde de Reus, Carles Pellicer (CiU) y a la segunda teniente de alcalde, Teresa Gomis, usando contactos de alto nivel. En una cuartilla manuscrita con el logo del Consorcio Hospitalario de Cataluña —hoy Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC)—, fechada en diciembre de 2012, Manté alude a Gomis y apunta: “Apretarla”. “Parece como si se sugiriese que habría que presionar o coaccionar a Gomis al objeto de que declarase que tenían los trabajos de la empresa CCM”, remarca la Guardia Civil. En el sumario, sin embargo, también consta la declaración de Pellicer ante el juez en el que este declara “no haberse sentido coaccionado” por Manté.

Otro folio del sumario hace mención a posibles querellas contra Gomis, Pellicer y el interventor municipal. Debajo aparece el nombre de “Jordi Baiget” unido a la frase: “Alcalde hacer bajar el soufflé. Abrir expediente informativo”. La Guardia Civil interpreta que Manté está haciendo referencia a Jordi Baiget (CDC), secretario del Gobierno de Cataluña en esta legislatura”. Pero, además, en otra cuartilla Manté nombra a “Pujol” citando a continuación: "Conoce a Prat. Carnaza contra alcalde. Querella” Y más abajo: “Preparado documento contra Teresa y Alcalde”.

La hipótesis que maneja la Guardia Civil es que el escrito se refiere a Oriol Pujol, secretario general de CDC, y que Manté estaría haciendo alusión “a algún tipo de presión política” para salir airoso del caso. “Parece ser una presunta capacidad de intimidación, con objeto de conseguir el silencio. Tales comportamientos supuestamente delictivos pudieran haber producido ya alteraciones en pruebas como destrucciones de evidencias documentales, modificación de declaraciones testificales...”, apunta la Guardia Civil.

Según sus investigaciones, las maquinaciones podrían haber dado resultado: los agentes citan una entrevista que Pellicer concedió a EL PAÍS en marzo de 2012, y también la comparecencia del alcalde un año después en la comisión de investigación sobre la sanidad en el Parlament. Entre ambas declaraciones “se observa un cambio, concretamente una rebaja en la tensión de las declaraciones” del alcalde sobre Prat, siendo las últimas “más benevolentes, quitándole hierro al asunto”.

En otros folios el exdirector del CatSalut hace entender que Marina Geli (PSC), exconsejera de Salud de la Generalitat, estaba al tanto de su contratación por el Ayuntamiento de Reus. Y en un documento dirigido a su abogado, David Rocamora, Manté anota que debe preguntarle si “devolver, destruir o guardar” unos papeles. El abogado no ha contestado a las llamadas de este periódico.