Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cooperación

Aranzadi y Hegoa exhuman los restos de ocho saharauis ejecutados en 1976

Los restos se encontraban en dos fosas comunes de la región de Mehereis

Un equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el Instituto sobre el Desarrollo y la Cooperación Hegoa han exhumado y entregado a sus familiares los restos de ocho saharauis, dos de ellos niños, que fueron ejecutados y enterrados en dos fosas comunes en 1976. En esta operación participaron el pasado jueves el antropólogo forense Francisco Etxebarria y antropólogo Carlos Beristain, aunque también han viajado al Sahara el diputado de Política Social de Gipuzkoa, Ander Rodríguez, el concejal donostiarra de Cooperación, Jon Albizu, y la representante de Euskal Fondoa Itziar Iturri.

Rodríguez reclamó, ante los allegados de los fallecidos y autoridades de la República Arabe Saharaui Democrática (RASD) que recibieron a la delegación guipuzcoana, "la investigación judicial de estos hechos y el enjuiciamiento de los crímenes de guerra cometidos por Marruecos contra el pueblo saharaui". "Las dos fosas comunes encontradas demuestran sólo un parte de los crímenes cometidos por la ocupación marroquí desde su invasión del Sahara el 31 de octubre de 1975", dijo el diputado, según ha informa el ente foral.

Los restos fueron exhumados en la región saharaui de Mehereis y vueltos a enterrar en el mismo lugar del desierto tras su identificación, de acuerdo con los preceptos del Islam, en un acto en el que también participaron responsables del gobierno saharaui y miembros de la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO).

Etxeberria y Beristain, como directores de la investigación, realizaron una declaración ante el fiscal saharaui y entregaron los objetos recogidos en las dos fosas (documentos de identidad, objetos personales y ropa), "manteniendo la cadena de custodia propia de este tipo de casos". En nombre de las tres instituciones vascas, Ander Rodríguez expresó "su solidaridad con el pueblo saharaui, manifestó su compromiso con este proyecto y exigió verdad, reparación y justicia para las víctimas de desapariciones forzosas en el Sahara".

El presidente del Parlamento saharaui, Jadri Adhu, agradeció "la implicación de la Diputación de Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Donostia y Euskal Fondoa en este proyecto" y afirmó que "la verdad no es solo importante para los familiares de las víctimas desaparecidas, es un derecho compartido y anhelado" por su pueblo. Según informó Hegoa el pasado miércoles, los restos desenterrados corresponden a ocho beduinos, dos de ellos niños de 14 años, sobre los cuales las autoridades marroquíes aseguraron que fueron detenidos y trasladados al cuartel de Smara, donde habrían fallecido.