Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tapia lamenta que la decisión se haya realizado “en términos tan extremos”

El Ejecutivo apuesta por reestructurar la empresa para salvar las áreas competitivas

La consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, ha señalado esta tarde, después de que Fagor Electrodomésticos oficializara la situación de preconcurso de acreedores, que el Ejecutivo "lamenta la decisión tomada por Fagor y Mondragon" y que esta "se haya realizado en términos tan extremos como estos". "Quiero resaltar que ha sido resolución adoptada por la propia empresa", ha subrayado varias veces. Es, "la peor noticia económica que cabría esperarse en estos momentos", dijo, parafraseando al portavoz del Gobierno, que había realizado una primera valoración por la mañana.

Tapia ha reiterado que el Gobierno apuesta por una reestructuración de la compañía a través de un "plan estricto" para salvar la parte viable de la misma -es "factible" hacerlo con una "parte importante" de Fagor Electrodomésticos- y hacer que la empresa sea sostenible a "corto o medio plazo". La consejera ha reconocido que el plan que la cooperativa presentó poco tiempo después de que el equipo de Iñigo Urkullu llegara al poder a finales de 2012 tenía "hondas dificultades" para ser ejecutado porque era "muy ajustado en los tiempos y bastante complicado de llevar a cabo". La consejera ha renovado su compromiso para tratar de salvar la empresa y para confeccionar un plan "más ajustado y realista" que el anterior. El Gobierno vasco ha concedido entre ayudas, préstamos participativos y avales a la compañía en torno a 50 millones de euros.

Sus palabras han llegado después de que el portavoz del Ejecutivo haya mostrado su preocupación esta mañana por el impacto del concurso de acreedores de Fagor Electrodomésticos  y sus consecuencias en la economía vasca. Josu Erkoreka, ha transmitido hoy en la rueda de prensa semanal tras la reunión del equipo del lehendakari Urkullu que la situación de la cooperativa es una “muy mala noticia, la peor en materia económica de los últimos tiempos”. El Ejecutivo se ha mostrado “muy preocupado” por el devenir de la cooperativa y su portavoz ha asegurado que seguirán trabajando para “minimizar su impacto en la economía vasca y en la empresa”, con sus 5.700 trabajadores. La empresa, parte de la Corporación Mondragon, había tratado de lograr una solución a través del grupo que finalmente, a tenor de lo ocurrido en las últimas horas, no ha podido materializarse. 

En este sentido, ha detallado que el Gobierno apuesta “no por una liquidación, sino por una reestructuración ordenada de la empresa” y que quiere “trabajar con intensidad conjuntamente [con la cooperativa y el grupo] para identificar las áreas de la empresa que aportan valor añadido”, las relacionadas con el desarrollo tecnológico, porque hay algunas partes de Fagor que no alcanzan el "nivel de competitividad" necesario. En definitiva, "salvar lo salvable y lo más viable en términos de competitividad".

Erkoreka ha indicado, como ya hiciera el lehendakari desde Nueva York a principios de semana, que el Gobierno lleva trabajando sobre la situación de Fagor desde que tomó posesión en diciembre del año pasado. La falta de resultados se debe a que la "situación económica ha hecho imposible la viabilidad de la empresa", ha asegurado. Urkullu apostó en su viaje a EE UU por una ayuda cooperativa desde Corporación Mondragon que, según advirtió, contaba con trabas legales que dificultaban su implantación.