Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
pesca

Liberados los marineros de Bermeo secuestrados en Senegal

Su barco, un atunero perteneciente a la empresa gallega Túnidos, encalló en una zona protegida

Los dos marineros de Bermeo (Bizkaia) que estaban encarcelados en Dakar (Senegal) acusados de un delito ecológico después de que su barco, un atunero perteneciente a la empresa gallega Túnidos, encallara en una zona protegida, han sido liberados esta mañana. Según han confirmado a Efe fuentes del Gobierno Vasco, los dos están bien, pero no han podido salir todavía del país, de manera que se espera que mañana puedan tomar un vuelo y volver a sus casas. Los dos marineros vizcaínos son el capitán y el patrón de pesca del buque "Almadraba Uno". Fuentes diplomáticas han explicado a Efe que el cónsul general de España en Dakar ha visitado esta mañana a los dos, a quienes está asistiendo en los trámites administrativos necesarios para su efectiva puesta en libertad. El Gobierno Vasco ha celebrado la noticia de su liberación y ha felicitado a sus familias porque pronto les tendrán en casa.

El pasado día nueve

fueron condenados

a seis meses

El barco encalló el 2 de agosto en una zona protegida de la costa de Senegal, y desde entonces, los dos pescadores bermeanos y uno ghanés que viajaba con ellos, permanecieron retenidos en Senegal hasta el 13 de septiembre, cuando fueron detenidos, acusados de un delito ecológico. El abogado de los marineros, Baboucar Cissé, ya había anunciado que quedarían libres el 13 de octubre, un mes después de su detención. El pasado 9 de octubre fueron condenados por un tribunal de Dakar a seis meses de cárcel aunque sólo uno en firme, tiempo que ya han cumplido en prisión. El fiscal había pedido una pena de tres años de cárcel y una multa cinco veces mayor a la fijada para la empresa, que finalmente tendrá que abonar 3 millones de euros a la Agencia Nacional de Asuntos Marítimos de Senegal. Además, deberá pagar unos 150.000 euros por daños y perjuicios al Estado de Senegal, y los marineros deberán hacer frente a una multa de 7.000 euros cada uno.