Díaz recibe su primera gran pitada al inaugurar el curso universitario

Rectores y estudiantes protestan contra los recortes y urgen saldar la deuda La Junta adeuda a las 10 universidades alrededor de 800 millones de euros

Susana Díaz, a su llegada a la Universidad de Jaén.
Susana Díaz, a su llegada a la Universidad de Jaén.José Manuel Pedrosa / EFE

Antes de cumplir su primer mes en el cargo, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ya ha conocido el amargo sabor de las protestas de la calle. Y lo que quizá nunca imaginó es que viniera del mundo universitario. Apenas 24 horas después de estrenarse entre la élite política en Madrid durante su intervención en el Fórum Europa, Díaz asistió a la inauguración del curso de las enseñanzas superiores en la Universidad de Jaén (UJA), y no solo se encontró con una sonora pitada de profesores, estudiantes y sindicatos que protestaban por la espiral de recortes en el sistema público de enseñanza, sino que también tuvo que escuchar la reivindicación de los rectores andaluces que volvieron a alertar de los graves problemas de tesorería de las diez universidades por la deuda de unos 800 millones por parte de la Junta.

Durante el solemne desfile por los 200 metros que separan el rectorado hasta el aula magna de la UJA, y entre un gran dispositivo policial, Susana Díaz recibió una estruendosa y prolongada pitada de un centenar de miembros de varios colectivos universitarios que reclamaban un mayor apoyo al sistema público de enseñanza superior y una mayor cobertura de las becas ante los recortes estatales. Ya en el interior, la presidenta fue interrumpida al iniciar su discurso por miembros del Consejo de Estudiantes. “Sin estudiantes no hay universidad y sin universidad no hay futuro”, indicó una estudiante.

Previamente, la presidenta de la Junta había tenido que escuchar un discurso con un fuerte componente reivindicativo por parte del rector de la UJA. Manuel Parras, que habló en nombre de sus compañeros andaluces, calificó como “asedio” la situación que sufren las universidades porque se legisla sin contar con ellas. También observó como “contradictorio” el discurso institucional de cambiar a un modelo productivo basado en el conocimiento “para realizar luego recortes permanentes a las universidades”, lamentando la baja tasa de reposición del profesorado. Y alertó sobre los “efectos excluyentes” que tendrán los nuevos requisitos para acceder a becas.

Los rectores volvieron poner de manifiesto los graves problemas de tesorería de las universidades andaluzas. El consejero Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado —también presente en la inauguración del curso universitario— se ha comprometido, en respuesta a una pregunta parlamentaria del PP, a que antes de finales de este año se cerrará un plan para saldar la deuda con las universidades andaluzas, de las que dijo que se encuentran en “lugar preferente” de las prioridades de la Junta.

Susana Díaz admitió durante su intervención la necesidad de dar repuestas a las “incertidumbres” surgidas en el sistema universitario, “en buena parte, por las políticas del Gobierno central en esta materia con recortes y cambios en los requisitos académicos”. Al tiempo, hizo una encendida defensa del sistema público universitario: “Debemos seguir trabajando para que lo que determine que un joven o una joven de Andalucía pueda ir a la Universidad no sea la renta de su familia, sino la vocación y el esfuerzo”. Y recordó que la Junta mantiene el precio de la educación superior en el mínimo de la horquilla fijada por el Ministerio de Educación, con una subida por debajo del IPC.

Consciente de las protestas por la falta de apoyo a la investigación, Díaz dijo que la Junta mantendrá este año el esfuerzo presupuestario para las becas Talentia, que permitirán a 120 alumnos desarrollar sus estudios de posgrado en universidades de todo el mundo. También se reforzará el complemento autonómico de las becas del ministerio y del programa Erasmus, de las que se beneficiarán 8.000 andaluces.

También lanzó un mensaje a la iniciativa privada al pedir su implicación en el desarrollo de proyectos de investigación con los centros de excelencia andaluces. “Queremos potenciar la colaboración público-privada para multiplicar la inversión y acercarnos a los modelos de los países más avanzados”.

El curso universitario 2013-2014 arranca en las universidades públicas andaluzas con 234.400 estudiantes, lo que supone que prácticamente se mantiene el número de alumnos (-0,15%) respecto al año anterior, y 16.300 docentes e investigadores.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50