Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experto considera “probable” la datación de las pinturas de Altxerri

Jesús Altuna cree que no se puede fijar "categóricamente" la antigüedad, aunque la da por válida

Jesús Altuna, arqueólogo y profesor jubilado de la UPV, es una de las personas que más ha estudiado la cueva de Altxerri (Gipuzkoa), incluida la galería superior, la que alberga una pintura rupestre de un gran bisonte, de 39.000 años de antigüedad, según un estudio de la Universidad de Cantabria, cuyas conclusiones trascendieron ayer. El experto considera que la fecha, polémica, ya que apunta a que el panel, en el que además se han descubierto la figura de un felino y de un oso, tiene tal antigüedad, es "probable", con lo que la pintura se podría considerar una de las más antiguas de Europa, en torno a las mismas fechas que otras de las grutas de Altamira y El Castillo, en Cantabria.

"Me parece muy probable lo que dicen estos investigadores", apunta Altuna, "pero hay que tener muy presente que lo que se ha datado no es la pintura", sino unos huesos hallados bajo la misma. En su día el arqueólogo vasco ya analizó esos restos, en concreto dos huesos, y los estudios arrojaron que uno de ellos tenía en torno a 39.000 años y el otro, 35.000. El equipo de investigadores de Cantabria, capitaneados por César González y Aitor Ruiz, han analizado otro elemento, un hueso quemado, cuyo análisis también ha arrojado la cifra de los 39.000 años.

"El problema está en saber si esos huesos son contemporáneos de las pinturas. Ese es el tema", argumenta Altuna, "porque las pinturas pueden ser anteriores o posteriores a los huesos. Pero hay una probabilidad porque el elemento quemado indica que por ahí ha pasado el ser humano y ese ser humano, además, pudo pintar. Es muy probable que las pinturas sean de esa época pero creo que no se puede afirmar categóricamente, porque no se ha datado la pintura".

Además del análisis de los restos, los investigadores de Cantabria empelaron otros estudios para llegar a su conclusión, que también respalda Altuna. "Se ha visto un probable felino y un probable oso", señala el arqueólogo, en referencia a las otras dos figuras animales descubiertas por González y Ruiz. La representación de estos dos animales, "sobre todo el león, nos lleva a épocas muy antiguas. Por ejemplo, en Chauvet [una gruta francesa], hay muchísimos leones, figuras que en conjuntos más recientes no aparecen". Los paneles de la cueva francesa están datados en torno a los 35.000 años y las representaciones, estilísticamente, son similares a las de Altxerri.

También recuerda Altuna, al igual que recoge el estudio recién presentado, que la galería superior de la cueva guipuzcoana, en origen no estaba comunicada con la galería principal, de fecha más reciente.

"El litigio surge porque hablamos de épocas muy antiguas, y hay quien dice que el arte correspondiente a esas fechas tendría que ser balbuciente. Pero ya en esa época existe el arte mobiliar, es decir, que se puede mover, se hace en huesos o en cuernos, como los descubiertos en el alto Danubio, y entonces, por qué no podría existir el arte parietal, es decir, el rupestre", concluye.