Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director del IVI es nombrado profesor de la Universidad de Stanford

Premio Jaume I de investigación, Carlos Simón dejó la dirección del centro Príncipe Felipe en 2011

Carlos Simón, director científico del Instituto Valenciano de Infertilidad
Carlos Simón, director científico del Instituto Valenciano de Infertilidad

El médico Carlos Simón, catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Valencia y director científico de la prestigiosa Fundación Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), ha sido  nombrado profesor adjunto del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad californiana de Stanford, según ha informado este viernes el IVI.

La universidad estadounidense está considerada una de las tres más importantes del mundo. Sin ir más lejos, el último Ránking de Shanghai la sitúa en segunda posición, tras la de Harvard y delante de la de Berkeley. El comité de selección  de Stanford elige a personas destacadas en su ámbito profesional de todo el mundo para formar parte de su colectivo académico por un periodo renovable de seis años.

Carlos Simón ha destacado las posibilidades que abre este nuevo cargo a la hora de optar a financiación del gobierno estadounidense para proyectos de investigación y para establecer vías de colaboración para mejorar sus proyectos actuales de investigación en Valencia (creación de gametos artificiales, rejuvenecimiento ovárico y receptividad endometrial).

En 2004, debido a su trabajo pionero en España sobre células madre, Simón fue nombrado Director del Nodo de Valencia del Banco Nacional de Líneas Celulares situado en el Centro de Investigación Príncipe Felipe, coordinador el área de medicina regenerativa hasta el 2007 y  director científico de dicho centro en 2009. En 2011 dimitió de este cargo por la supresión del Programa de Medicina Regenerativa por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación y, por tanto, debido a la "ausencia de recursos para llevar a cabo una gestión científica adecuada".

El nuevo profesor adjunto de la Universidad de Stanford ha agradecido al equipo rectoral de la Universitat de València el apoyo y el permiso para poder compatibilizar esta doble filiación universitaria nacional e internacional. "Ser profesor en la Universidad de Stanford supone uno de los grandes logros de mi vida, porque", ha explicado, "hace ahora exactamente veintidós años me comunicaron que me aceptaban como estudiante postdoctoral en Stanford y veintidós años después me han nombrado profesor de la institución en la que me formé".