Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alimentos Lácteos se queda sin la fábrica de Pascual en Lugo

La apuesta estrella de la Xunta para el sector ganadero agoniza en un concurso de acreedores y con 10 millones de euros en deudas en tres años de vida

El proyecto estrella de la Xunta para el sector lácteo agoniza sin que nadie del Gobierno gallego ofrezca una explicación. Alimentos Lácteos, la unión de once cooperativas apadrinada por el PP (sus caras visibles son dos ediles de A Pastoriza y Touro) y por el exconselleiro de Medio Rural y actual delegado del Gobierno, Samuel Juárez, se queda sin fábrica para producir. La firma Pascual, propietaria de las instalaciones en Outeiro de Rei (Lugo), ha ejecutado una claúsula para desahuciar a sus inquilinos. Con solo tres años de vida, Alimentos Lácteos ha acumulado 10 millones de euros en deudas, está en concurso de acreedores y prepara un nuevo ERE para sus 81 empleados.

El comité de empresa y la dirección se reunieron ayer y según explicó el portavoz (de la CIG) Christian López a Europa Press, los responsables trasladaron que el abandono de las instalaciones se debe a “la incapacidad económica para garantizar el mantenimiento de la planta y los incumplimientos reiterados en su contrato de alquiler".

La creación de esta firma fue la solución del Gobierno gallego, la pasada legislatura, para paliar el cierre de la planta de Pascual en Lugo. A través de varios créditos y aportaciones públicas (por importe de ocho millones de euros) salieron al mercado dos marcas de leche, Muu y Deleite, y se salvaron los puestos de trabajo de la mitad de la plantilla de Pascual. La calamitosa gestión ha abocado a Alimentos Lácteos a la quiebra, si bien los administradores judiciales tratan de evitar su liquidación. Un millar de ganaderos han aportado leche a cambio de una especie de pagarés que previsiblemente se verán sometidos a importantes quitas. Los empleados temen que sea el final.