Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto de la Facultad de Medicina consigue un premio de 250.000 dólares

El consorcio internacional Saving Lives at Birth galardona el proyecto de diagnóstico de la sepsis

Esta enfermedad mata cada año a un millón de neonatos y más de 70.000 madres

El método de diagnóstico desarrollado se aplicará próximamente en Uganda

Los investigadores Federico Pallardó y José Luis García.
Los investigadores Federico Pallardó y José Luis García.

El consorcio internacional Saving lives at birth (Salvando vidas en el parto) ha galardonado con 250.000 dólares un proyecto de investigación médica para luchar contra la sepsis, una infección de la sangre que cada año mata a un millón de neonatos y más de 70.000 madres en todo el mundo. El proyecto, liderado por el decano de la Facultad de Medicina de la Universitat de València, Federico Pallardó, consistirá en la elaboración y distribución en Uganda de unas tiras reactivas que al ponerse en contacto con la orina permitan detectar la presencia de indicadores de la enfermedad.

La iniciativa de la Universitat de València, que cuenta con la colaboración de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER) y de la Universitat Politècnica de València, se centra en la detección precoz de la sepsis, una afección producida por la presencia en la sangre de organismos patógenos o de sus toxinas tanto durante el embarazo como en el momento del parto.

“Es un proyecto destinado a fomentar la detección precisa, el diagnóstico rápido y barato de la sepsis, con unos tiras pequeñas que cuestan menos de 50 centavos de dólar”, explica José Luis García Giménez, investigador del CIBERER integrado en la Facultat de Medicina i Odontologia de la Universitat de València.

Federico Pallardó, director del proyecto, cuenta que las tiras reactivas servirán para "medir la cantidad de proteínas histonas en la sangre y diagnosticar de manera precoz si la paciente está infectada, puesto que el gran problema de esta enfermedad radica en la dificultad para detectarla en las etapas iniciales”. De este modo, el suministro de los antibióticos a las mujeres también permitirá un uso más eficiente de este medicamento, muy escaso en las zonas pobres del planeta.

El consorcio Saving lives at birth está compuesto por Grand Challenges Canada (GCC), financiada por el Gobierno de Canadá, la Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, el Gobierno de Noruega y la Fundación Bill & Melinda Gates.