Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVO OBJETIVO DE DÉFICIT

La Generalitat se inclina por prorrogar Presupuestos y centrarse en 2014

ERC y varios consejeros ven “imposible” cumplir el déficit del 1,58% impuesto por Montoro

Mas se reserva hasta el martes para tomar la decisión

El presidente quiere hablar con otros partidos antes de prorrogar las cuentas

Andreu Mas-Colell con el ministro Montoro, en Madrid. Ampliar foto
Andreu Mas-Colell con el ministro Montoro, en Madrid.

2013 ha sido un año perdido y ahora toca evitar que también lo sea 2014. El Gobierno catalán enfocó ayer con este ánimo el día después de la ducha escocesa que supuso el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que fijó para la Generalitat un límite de déficit del 1,58% para este año y de un 1% el que viene. Nadie en el Gobierno —o casi— ve posible cerrar unos Presupuestos de 2013 con tal nivel de recortes, por lo que ayer quedó claro que el escenario más plausible es el de una prórroga presupuestaria para comenzar a negociar en otoño las cuentas de 2014. Esquerra Republicana (ERC), puntal imprescindible del Gobierno de Artur Mas, se inclina por esta opción. Solo falta que el presidente lo acabe de ratificar en la reunión del Gobierno catalán del próximo martes.

El recorte de más de 2.500 millones a que obligaría aprobar unas cuentas con el límite de déficit del 1,58% hace que el Gobierno catalán vea “casi imposible” optar por la vía impuesta por el ministro Cristóbal Montoro. El propio consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, dejó claro ayer en una entrevista a TV-3 que 2013 está “dat i beneït” visto para sentencia— y que ahora la “batalla” debe centrarse en 2014, año en el que el Gobierno catalán no quiere recortar más el gasto.

Junqueras no ha aclarado cómo lo hará para conseguir en 2014 recaudar todos los impuestos a través de la Agencia Tributaria de Cataluña

El líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, llegó más lejos y aseguró que hacer unos Presupuestos de 2013 con el 1,58% de déficit es “imposible”, y señaló claramente el camino que debería seguir el Gobierno. Tras hablar ayer con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el socio de Convergència i Unió reiteró que ERC apuesta por prolongar todo el año la prórroga presupuestaria vigente. El cambio que quiere introducir ERC es que, en lugar de hacer esta prórroga con el límite de endeudamiento del 1,2% de la actualidad, este suba al 1,58%, lo que podría dar algo más de aire a los departamentos de la Generalitat.

El Departamento de Economía ya dio la pasada primavera a todos los consejeros la orden de trabajar con la idea de que no habrá presupuestos y que en ningún caso se puede superar el déficit del 1,5%. Por esta razón, el límite impuesto por el Gobierno central no ha pillado desprevenidos a los miembros del Ejecutivo. Si finalmente no hay Presupuestos, los departamentos continuarán trabajando hasta final de año con el actual nivel de estrecheces.

Pero habrá consecuencias. Y no solo políticas. De no aprobarse los Presupuestos, los diferentes departamentos tienen asumido que se sucederán los episodios de impago a los proveedores con más intensidad incluso que hasta ahora.

Claves del déficit

» El baile de cifras. El Gobierno catalán conoció el miércoles el objetivo de déficit definitivo para este año, que será del 1,58%. Ese porcentaje queda lejos del 0,7% fijado inicialmente por Madrid y lejos del 2,1% que ansiaba el consejero de Economía, después rebajados al 1,7%.

» Nuevo esfuerzo para 2013. La cifra definitiva supondrá que Cataluña tenga que rebajar su techo de gasto este año en torno a los 2.500 millones de euros.

» El reto de 2014. El próximo año se ha convertido en el principal reto de Mas-Colell, cuando tendrá que asumir un déficit del 1% con la intención de no volver a tocar el techo de gasto. Para ello, el consejero calcula que apremia encontrar 1.700 millones.

En cualquier caso, tanto si hay Presupuestos como si no, el escenario es endemoniado para Artur Mas. El Gobierno catalán esperaba un límite de déficit del 1,8%, dos décimas más que el finalmente logrado.

De haber salido las cosas como esperaba la Generalitat, el margen de endeudamiento habría crecido en unos 400 millones, algo que parecía asumible en las filas de CiU. De hecho, Mas siempre ha reiterado que lo ideal es poder hacer Presupuestos, especialmente para evitar proyectar una imagen de debilidad política en el primer año de legislatura. Antes de dar por seguro que no habrá Presupuestos, el Gobierno catalán llamará a todos los partidos para pedirles que se corresponsabilicen de la situación y acepten negociar las cuentas autonómicas.

Pero los recortes llegarán, tanto si hay Presupuestos como si no los hay. Por esta razón, y tras perder la batalla del déficit, el Gobierno catalán ya piensa en las cuentas de 2014. Mas-Colell aseguró ayer que ahora comienza la campaña para conseguir que el nuevo sistema de financiación que debería implantarse el próximo año acabe por dar más ingresos a las arcas de la Generalitat.

Para 2014 el Gobierno central quiere limitar el déficit de todas las autonomías al 1%. Ello implicaría un ahorro suplementario de 1.700 millones, 500 de los cuales por la reducción de ingresos a cuenta del sistema de financiación. Y para Mas-Colell esto sí que ya es “inasumible”. Y es que la Generalitat estima que para suplir esos 1.700 millones deberá obtener ingresos adicionales de 2.000 millones, y el margen para subir impuestos está casi agotado. De ahí que la única salida que vea Mas-Colell dependa de la negociación con el Gobierno central, con dos asuntos clave sobre la mesa.

Por una parte, reclamando los recursos pendientes de pago estipulados en la disposición adicional tercera del Estatuto. Esta obliga al Estado a invertir en Cataluña en infraestructuras y a traspasar a la Generalitat el dinero de las obras no acometidas. Por otra parte, está la reformulación del actual sistema de financiación, que sobre el papel caduca este año pero que Madrid pretende retrasar para vincularlo a su reforma fiscal, que entraría en vigor en 2015. El problema es que esta vía ni siquiera aparece esbozada en la hoja de ruta de sus socios de Esquerra Republicana. Oriol Junqueras se burló ayer abiertamente de la idea de renegociar la financiación autonómica. “Es evidente que no me fío de esta opción”, dijo.

Más ingresos

A falta de poder asegurarse esa vía de ingresos, Mas-Colell tendrá que optar por buscar más ingresos en casa, sobre todo si quiere asegurar lo que ayer subrayó: no habrá más recortes de gastos en la Generalitat. “El propósito para 2014 ha de ser gastar lo mismo que este 2013”, dijo ayer.

La salida que propone ERC sigue la ortodoxia del programa independentista y pasa por conseguir que los catalanes paguen sus impuestos a la Agencia Tributaria de Cataluña. Lo que no dijo Junqueras es cómo conseguir que los impuestos que los catalanes paguen a esta agencia no sean transferidos a Madrid. Sí insistió en que lo que debe hacer Mas es acelerar el proceso soberanista.

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, pidió a Mas que no se deje guiar por ERC y presente los Presupuestos para demostrar que es él, como jefe del Gobierno catalán, y no su socio quien decide el Presupuesto de Cataluña. La líder del PP en Cataluña aseguró a Efe que su partido estaría “satisfecho” si Mas presentara las cuentas, que escucharía y valoraría, siempre que el presidente catalán “no siga a ERC en el camino de la irresponsabilidad política y económica”.