Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga indefinida en Povisa por la caída del convenio colectivo

El paro comenzará el 19 de agosto, tras fracasar las negociaciones para renovar el acuerdo

El hospital recibe 70 millones al año de la Xunta para atender 138.000 pacientes del área de Vigo

La reforma impone la sustitución del convenio específico por el sectorial en caso de no renovación

Los trabajadores del Hospital Povisa de Vigo han aprobado esta mañana en asamblea la convocatoria de una huelga indefinida que comenzará el 19 de agosto, en protesta por la sustitución a partir de este miércoles del convenio colectivo por el provincial del sector. Según los trabajadores, ese cambio supondrá de media una rebaja de salario de en torno a los 500 euros mensuales, además de otras medidas como movilidad funcional, la aplicación de jornadas “flexibles” y las “irregularidades de los horarios”, según fuentes del comité de empresa.

La huelga indefinida, junto con otras movilizaciones que comenzarán el próximo lunes, es consecuencia del fracaso de las negociaciones con la empresa para la renovación del convenio colectivo, debido a las “grandes diferencias” entre lo que reivindican los sindicatos y lo que ofrece la dirección de Povisa en aspectos como retribuciones, movilidad funcional, aplicación de jornadas flexibles y horarios. Como consecuencia de la última reforma laboral del Gobierno, la falta de acuerdo en las negociaciones del convenio supone el decaimiento del específico y su reemplazo por el sectorial, aunque los sindicatos han anunciado su intención de recurrir judicialmente esa sustitución.

A pesar de su carácter privado, Povisa –la segunda empresa de Vigo en número de trabajadores, con 1.400– mantiene desde hace años un convenio con la Xunta por el que atiende como hospital de referencia a 138.000 pacientes del área sanitaria de Vigo, lo que supone para las arcas de la Administración autonómica un desembolso de 70 millones de euros anuales. Ese convenio específico está prorrogado desde 2010 y se incrementa anualmente con el IPC debido al fracaso de las negociaciones para su renovación. Pese al proyecto del nuevo hospital de Vigo, cuyas obras están prácticamente paralizadas, el Gobierno gallego decidió que Povisa siga atendiendo una población equivalente a la actual, aunque determinada con carácter voluntario, y no geográfico.

La convocatoria de la huelga indefinida se ha aprobado en una asamblea muy numerosa, en la que los trabajadores, que se han mostrado “preocupados e inquietos” ante la actitud de la dirección del centro, han apoyado mayoritariamente el paro indefinido, según ha informado Comisiones Obreras. La empresa, mientras, ha asegurado que garantiza el 100% del salario para los actuales trabajadores, por lo que la rebaja se aplicaría a las nuevas contrataciones, a las que se aplicaría el convenio provincial con “mejoras”.

En días pasados, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, salió en defensa de los empleados de Povisa, a los que consideró víctimas del “acoso” de la Xunta al centro hospitalario y a su negativa a renovar el concierto. También la Plataforma para a Defensa da Sanidade Pública ha salido en apoyo de los trabajadores, en un conflicto laboral que considera suscitado “por la patronal en connivencia con la Xunta”. “El deterioro de las condiciones laborales van a repercutir de manera muy negativa en la asistencia”, ha alertado el colectivo.