Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 12% de los centros de atención primaria cierra antes en verano

El 4% de los ambulatorios derivan la demanda a centros cercanos en julio y agosto

Usuarios y vecinos del CAP de la Marina de Bellvitge en L' Hospitalet, Barcelona, protestan por el cierrre. Ampliar foto
Usuarios y vecinos del CAP de la Marina de Bellvitge en L' Hospitalet, Barcelona, protestan por el cierrre.

El 12% de los centros de atención primaria (CAP) de Cataluña cierran antes, mientras que el 4% de estos deriva su actividad a centros cercanos durante julio y agosto, según un comunicado del departamento de Salud. Los centros que abren menos son los de las provincias de Lleida y Barcelona.

Siete ambulatorios de la capital de poniente cierran a las cinco de la tarde. Antes abrían hasta las ocho. El 19% de los centros de la región sanitaria de Barcelona (que incluye las comarcas de Alt Penedès, Baix Llobregat, Barcelonès, Garraf, Maresme, Vallès Occidental y Oriental) también adelantan la hora de clausura. El departamento de Salud arguye que estos usuarios tienen otras alternativas en las proximidades. El 7% de los centros de la zona desvían su actividad a ambulatorios cercanos.

Entre las comarcas de esta región, destacan los casos de Vallés Occidental y Oriental. Seis centros de atención primaria cierran por verano en el Vallés Occidental. En el Vallés Oriental, el gobierno ha cerrado los centros de atención primaria de la Garriga, Caldes de Montbui, LLiçà d’Amunt y Aiguafreda, según fuentes de ICV y CCOO. En su lugar, la población debe recurrir a equipos de atención primaria.

En cambio, Salud ha reforzado los CAP de las zonas turísticas. En Girona, tres ambulatorios - Cadaqués, Platja d'Aro y Lloret de Mar, además del de Malgrat de Mar en la provincia de Barcelona- abren todo el día, y otros dos de las ocho a las doce de la noche -los de Tossa y Canet de Mar-. En Tarragona, cuatro amplían su horario. Entre ellos está el de Vandellós y Hospitalet de l'Infant, que atenderá pacientes hasta las doce de la noche, y el de Miami playa (Baix Camp), que cumple jornada continua.

El municipio de Vandellós y l’Hospitalet de l’Infant (Baix Camp) es una excepción en el panorama sanitario catalán. Salud anunció en setiembre de 2011 que el centro de atención primaria del municipio dejaría de abrir durante la noche, atendiendo a los usuarios entre las ocho de la mañana y las nueve de la noche. En respuesta, el ayuntamiento financia desde 2012 la apertura del centro hasta las doce de la noche durante julio y agosto.

El ayuntamiento se decidió por ello a causa del carácter turístico de la población. “Este municipio tiene algo de industria, pero sobre todo servicios y turismo, y durante el verano sube más la demanda”, recuerda el doctor Crespo, jefe del CAP local. Alfons García, alcalde socialista del municipio, abunda: “En verano la población se multiplica porque somos una área turística, tenemos muchos apartamentos y campings”. El ayuntamiento planteó la propuesta de financiar los servicios de atención primaria del municipio a Salud, que la aceptó.

La solución de Vandellós a la falta de atención nocturna no es una receta milagrosa. Quien necesite ayuda después de las doce de la noche “debe llamar al 112 y que le digan dónde debe recurrir. Si alguien tiene que ir a un ambulatorio cercano, tiene que ir al de Cambrils, que está entre 10 y 15 minutos de distancia. El de Reus a 25 minutos”, reconoce Crespo. Sin embargo, a esas horas no hay líneas de transporte público para ir de Vandellós y l’Hospitalet del Infant hasta estos municipios. Aunque haya recurrido a los recursos propios para mantener abierto su centro de primaria, el municipio no puede proporcionar un servicio de atención médica que atienda a toda emergencia nocturna.

 

Impacto sobre las farmacias

El efecto de las reducciones horarias en los centros de atención primaria no se limita a la atención ciudadana. En octubre de 2011 los colegios farmacéuticos de Cataluña y el Departamento de Salud revisaron los criterios de aplicación del decreto 321/96 sobre horarios de atención al público, servicios de urgencia, vacaciones y cierre temporal voluntario de las oficinas de farmacia. Farmacéuticos y Generalitat acordaron que la oferta de farmacias de guardia se limitara a municipios con servicios de atención primaria abiertos las 24 horas del día. Por otra parte, aquellas poblaciones que no contaran con ninguna farmacia de guardia no debían estar a más de 30 minutos de distancia de la botica de urgencias más próxima.

Como resultado, la Junta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Barcelona aprobó reducir el nombre de farmacias de guardia, a raíz de la bajada en el número de ambulatorios que prestan sus servicios por la noche. Esto tuvo repercusiones en los municipios: un ejemplo es el de Sant Feliu de Llobregat, donde las farmacias de la ciudad pasaron a abrir hasta las doce y media de la noche, después de que un ambulatorio pasara de estar de guardia toda la noche a cerrar a medianoche. A partir de esa hora, la demanda se deriva a tres poblaciones cercanas, Sant Joan Despí, Esplugues de Llobregat i Sant Just Desvern. Otro ejemplo es el de Cardedeu (Vallés Oriental): las farmacias de guardia de esta población cierran a las doce y media de la noche. Todo aquel que necesite ir después debe desplazarse al vecino municipio de Granollers.