Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interventor alertó al exalcalde de Reus de irregularidades en Innova

Lluís Miquel Pérez aseguró ante la Comisión de Sanidad que nunca nadie le advirtió de anomalías en el 'holding' municipal

Lluís Miquel Pérez, a la izquierda, dirigiéndose al juzgado con su abogado para declarar por el 'caso Shirota'.
Lluís Miquel Pérez, a la izquierda, dirigiéndose al juzgado con su abogado para declarar por el 'caso Shirota'.

Baldomero Rovira, interventor del Ayuntamiento de Reus (Baix Camp), emitió al menos 60 informes desfavorables entre junio de 2008 y junio de 2010 sobre el holding municipal Innova, que arrastra un déficit de 202 millones. Así lo aseguró ayer en el Parlament en su comparecencia en la Comisión de Investigación de la Sanidad Catalana. Rovira alertó de posibles irregularidades en Innova, pero sus advertencias no fueron atendidas por el entonces alcalde Lluís Miquel Pérez (PSC), encausado con 14 exediles por conceder un aval de tres millones de euros a una empresa de capital mixto.

“El alcalde tenía conocimiento de los informes desfavorables, además se llevaban al pleno y se transmitían a la Sindicatura de Cuentas y al Tribunal de Cuentas”, dijo Rovira. Con esta confesión el interventor desmintió a Pérez, que afirmó lo contrario cuando compareció en la comisión el 17 de junio. “Nunca, ni por escrito ni verbalmente, ni oficial ni oficiosamente, ni el interventor ni el secretario me hicieron ningún comentario sobre alguna actuación inadecuada de Innova”, manifestó Pérez.

Sin auditorías

Además, aunque Innova fue creada hace una década, el interventor dejó claro que no pudo acceder al funcionamiento interno de las sociedades hasta el actual mandato, tras ser desalojado de la alcaldía en tripartito y gobernar la ciudad CiU y PP. “No era posible conocer la gestión de las empresas. Solo se podía hacer a través de informes de auditores privados. Se tomaban decisiones y no pasaba nada”, resaltó Rovira.

Jaume Renyer, secretario municipal, puso de relieve en su intervención en el Parlament que Innova no pasó su primera auditoría de gestión hasta el año pasado. “Se debería hacer un informe del balance real de los diez años de gestión de Innova”, explicó y añadió que no había “coordinación” con el entonces director del holding y expresidente del Instituto Catalán de la Salud, Josep Prat, al que trataba de manera “esporádica”, pese a que Innova se llevaba gran parte del presupuesto municipal.

Prat está imputado por pagar 720.000 euros presuntamente injustificados desde el entramado de Innova al exdirector del Servicio Catalán de la Salud Carles Manté. “Ni en las cuentas anuales salía. No siguió el trámite de publicidad y concurrencia”, añadió Rovira sobre este contrato.

Carles Pellicer, actual alcalde de Reus (CiU), dijo que la información que Innova transmitía “se recibía tarde y mal”