Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La heredera de los Godia afirma que no ha cometido ningún delito

Liliana y su marido, Manuel Torreblanca, ven "infundada" la acusación de la Fiscalía por defraudar 5,7 millones de euros

Liliana Godia y su marido, Manuel Torreblanca, a los que la Fiscalía de Delitos Económicos acusa de defraudar 5,7 millones de euros, han negado haber cometido delito alguno, ven "infundada" la actuación del fiscal y reprochan a Hacienda que no les haya informado ni dado la oportunidad de presentar alegaciones.

La Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona se ha querellado contra la heredera de la familia Godia, Liliana Godia, su esposo y su primo, a los que acusa de defraudar 5,7 millones de euros, por, presuntamente, cometer catorce delitos fiscales para "burlar sistemáticamente" el pago de impuestos.

En la querella, la fiscal sostiene que Liliana Godia se sirvió, entre 2007 y 2010, de sociedades vinculadas a ella, como BCN Godia SL, Doplette SL y Barcel Euro SL, para sufragar sus elevados gastos personales, superiores a los 1,5 millones de euros anuales, sin pagar los impuestos correspondientes por su renta y patrimonio, gracias a un "camuflaje contable y tributario".

En un comunicado remitido a Efe por Godia y su esposo ambos expresan su sorpresa porque aseguran que han conocido los hechos por la prensa. "En el transcurso de las actuaciones inspectoras que se estaban siguiendo, en ningún momento se ha puesto en conocimiento de los contribuyentes la existencia de tales indicios, ni se les ha dado oportunidad alguna de aclarar las dudas que pudiera tener la Inspección, ni de presentar alegaciones de ningún tipo", denuncian en su comunicado.

Los acusados consideran que "la utilización de la prensa para notificarles estas circunstancias no es ni procesalmente correcta ni jurídicamente ajustada a Derecho". Godia y su esposo aseguran que desconocen "los informes y criterios aplicados por la AEAT" y dicen que "la única documentación a la que se ha tenido acceso es un documento sin sellos ni firma en la que se detalla la imputación de varios delitos contra la Hacienda Pública".

"Discrepamos abiertamente, de las consideraciones que en él se contienen puesto que los hechos descritos no están tipificados como delito", añaden los acusados. Según Liliana Godia, el importe que le reclama a ella la Inspección de los Tributos "no alcanza el umbral de los 120.000 euros de cuota dejada de ingresar por IRPF en cada ejercicio, requisito imprescindible para que los hechos sean constitutivo de delito".

Sobre la acusación que pesa sobre su esposo Manuel Torreblanca, el comunicado afirma que "los argumentos en que parece haberse apoyado la denuncia no son novedosos y han dado origen, en otros casos similares, a varios pronunciamientos de los tribunales de justicia, todos ellos favorables a la corrección, adecuación a derecho y licitud de los criterios interpretativos aplicados por el contribuyente". El matrimonio expresa su confianza en la Justicia "y en que se puedan esclarecer lo antes posible las divergencias interpretativas que han generado esta infundada actuación".

Liliana Godia es una de las mecenas e inversoras más influyentes de la sociedad barcelonesa, heredó una gran fortuna de su padre, el empresario y piloto de Fórmula 1 Francisco Godia, de quien se propuso honrar su memoria a través de la Fundación Francisco Godia, que expone en Barcelona 1.500 piezas en una de las colecciones de arte más importantes de fondos privados de España.

Más información