Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Área Metropolitana proyecta una subida del agua del 10% tras asociarse con Agbar

Tras encarecerse un 44% entre 2008 y 2012,‘ Aigua és Vida’ cifra en 124 euros por familia el sobrecoste de la compañía

El precio del agua volverá a subir este año en la mayor parte de los municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Tras encarecerse un 44% en plena crisis, entre 2008 y 2012, este año toca una nueva subida, que será del 10%, según explicaron fuentes de la corporación metropolitana. La repercusión económica para los clientes se situará en torno a los 15 euros más al año.

Esa subida afectará básicamente a 23 municipios del área metropolitana, incluida la capital. Y es, en parte, una consecuencia de la puesta en marcha de la nueva y polémica sociedad mixta que el AMB y Agbar intentan poner en marcha desde noviembre pasado, con continuos problemas por las dudas que suscita en la Generalitat. El Departamento de Territorio denunció el caso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por invasión de competencias y la Agencia Catalana del Agua está analizando las concesiones de explotación de aguas de Agbar para ver si las puede aportar al nuevo operador único.

Según explicaron las mismas fuentes de la dirección del ente metropolitano, la nueva sociedad AMB-Agbar prevé imputar a la tarifa la mitad del canon que la sociedad pagará al Área Metropolitana a cambio de explotar el suministro del agua en los municipios sobre los que tendrá la concesión. Eso supone 10 millones de euros que deberán asumir los clientes de la operadora, que todavía no tiene fecha para entrar en funcionamiento, pese a que debía hacerlo este año. “Es el único sobrecoste que abonarán los usuarios como consecuencia de la puesta en marcha de la nueva compañía”, explicaron las fuentes consultadas. El resto de subidas, añadieron, serán consecuencia de la subida del IVA, de la inflación y de los incrementos tarifarios aprobador por Aguas Ter-Llobregat, que provee parte del agua a los suministradores.

El incremento que admite el AMB dista mucho del previsto por Territorio, que calcula una subida por hogar y año de 62 euros

El incremento tarifario que admite el AMB dista mucho del previsto por el Departamento de Territorio, que calcula una subida por hogar y año de 62 euros, según avanzó ayer Alternativas Económicas.

Pero ni el AMB ni Agbar asumen los cálculos efectuados por el Departamento de Territorio y mucho menos los efectuados por la plataforma ecologista Aigua és Vida, que calcula un sobrecoste mayor a causa de la puesta en marcha de la nueva sociedad: 124,1 euros de promedio por familia y año. Es decir, un salto del 80,9%, o pasar de pagar los 153 euros al año a afrontar un gasto de 277 euros, según el informe sobre los impactos económicos que provocará la nueva compañía.

El Área Metropolitana niega esas cifras al asegurar que solo se repercutirá sobre tarifa el canon concesional, de 20 millones de euros, mientras que algunos de los costes ya los tiene actualmente Agbar. Un informe encargado por Agbar sostiene que el sobrecoste será muy inferior, ya que a finales del año pasado la operadora presentó un expediente de modificación de tarifas para el suministro del agua para este año que contemplaba un incremento de la tarifa del 7,4%.

No obstante, las cifras que aflora Aigua és Vida en su informe son de vértigo. Según la plataforma, la suma de los gastos de las dos compañías por separado —Agbar y EMSSA por parte de el AMB, encargada de saneamiento— es inferior al “sumatorio de la resultante”, con lo que el servicio resultará más caro. Solo con el canon concesional, los cálculos de la plataforma ya superan las estimaciones del AMB, ya que calcula que los hogares tendrán que asumir un total de 972 millones de euros a lo largo de la concesión, lo que representaría 27,8 euros de media anual, teniendo en cuenta un volumen de 1,29 millones de abonados.

1.655 millones

La entidad plantea que la nueva sociedad también se apuntará 1.655 millones de euros durante 35 años por lo que denomina beneficios adicionales, que viene a valorar los activos que Agbar aporta a la nueva compañía, en la que controlará el 85% del capital, y los beneficios sobre el negocio de saneamiento, que hasta ahora explotaba el AMB a través de EMSSA sin ánimo de lucro. A esa cuantía se debe añadir los 190 millones de euros que la nueva compañía pagará a Agbar por otros activos que aporta y que, en teoría, no se computan porque si no Agbar debería asumir más del 85% del capital.

Otra partida que deberá asumir la sociedad es el pago a Agbar de un 3,5% de la cifra de negocio de la sociedad mixta por su conocimiento del sector. Ese porcentaje representa 669 millones de euros adicionales. La plataforma estima otros 700 millones adicionales por el margen comercial derivado de la ejecución de obras. La repercusión por el pago de impuestos supondrá otros 617 millones millones. La AMB aseguró que muchos de esos costes ya los está soportando.