Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá insta a la oposición a medir sus palabras porque no es aforada

La regidora alerta de que los ediles no gozan de la inviolabilidad de los diputados

El concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez (de pie), habla con el de Juventud, Cristóbal Grau, durante el pleno de Valencia.
El concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez (de pie), habla con el de Juventud, Cristóbal Grau, durante el pleno de Valencia.

No hay pleno municipal desde que se inició el mandato en el que no salgan a la palestra casos judicializados como Emarsa [depuradora de Pinedo] o Nóos [la fundación de Iñaki Urdangarin]. Este viernes se añadieron al debate la apertura de una investigación sobre el accidente de metro o la deuda sobre la visita de Benedicto XVI a Valencia en 2006.

Los grupos de la oposición exigen una vez tras otra explicaciones al Gobierno local, del PP, de su posible implicación en estos casos. Y ayer llegó la advertencia por boca de la alcaldesa Rita Barberá en el pleno. Las críticas del portavoz de Compromís, Joan Ribó, sobre la posibilidad de que el equipo de gobierno haya dado “trato de favor” a los propietarios de un inmueble en la plaza de Manises —donde se prevé un hotel— hizo saltar a la alcaldesa.

Barberá tomó la palabra para leer un artículo del Estatut d’Autonomia sobre la “inviolabilidad” de los diputados a Cortes por sus manifestaciones, una condición que aseguró no ampara a los concejales. El caso Nóos planeaba sobre el pleno y, de hecho, a primera hora de la tarde se conoció el escrito razonado del juez instructor del caso José Castro.

El PP rechaza instar a las Cortes a investigar el accidente de metro

La alcaldesa rechazó las acusaciones cada vez más frecuentes por parte de la oposición sobre “comportamientos fuera de la ley”. La regidora enfatizó que en las Cortes Valencianas —ella es diputada— existe esa inviolabilidad, pero en el ayuntamiento no. “Esa especie de paraguas que cubre la mayor posibilidad de expresar opiniones sin temor a incurrir en caer en determinados actos delictivos aquí no está”, agregó. Barberá pidió que no se siguiera por ese camino de acusaciones. Sus palabras sonaron a amenaza.

El pleno rechazó, gracias a la mayoría absoluta del PP, todas las mociones defendidas por los tres grupos de la oposición. El portavoz de EU, Amadeu Sanchis, solicitó al Consistorio que se garantizase que el suelo municipal educativo se destine exclusivamente a centros públicos. Decayó.

Ribó reclamó que no aporte ningún dinero a la Fundación V Encuentro de las Familias para hacer frente a la deuda generada en la visita del Papa en 2006. El concejal de Compromís preguntó de dónde ha salido la deuda de 4,1 millones de euros y les acusó de opacidad y falta de transparencia. El vicealcalde Alfonso Grau replicó a Ribó que llega tarde porque “el Consistorio ha decidido dar por terminadas las aportaciones a la fundación”.

Los populares rechazaron, además, instar a las Cortes Valencianas a crear una comisión de investigación del accidente de metro de 2006, en el que murieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas. Lo llevaron al pleno los tres grupos de la oposición —PSPV, Compromís y EU—. Defendieron la necesidad de que “se aclare la verdad” de lo sucedido.