Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias admite ahora que aún quedan flecos para crear el nuevo operador de agua

El alcalde reconoce que la sociedad entre el Área Metropolitana y Agbar depende de la ACA

Pese a no haberse convocado ningún concurso público, Xavier Trias defendió ayer la legalidad de la nueva compañía que suministrará el agua a los hogares de Barcelona y de otros 22 municipios del área metropolitana. En una entrevista concedida a Catalunya Ràdio, el alcalde de Barcelona defendió la creación de una sociedad mixta entre el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside, y la privada Agbar, pese a las dudas existentes acerca de las concesiones que utiliza la compañía privada para hacerse cargo del servicio. “Hay una concesión legal”, aseguró ayer rotundo Trias, pese a que la Agencia Catalana del Agua (ACA) ha abierto un expediente informativo para revisar más de 25 títulos que ha utilizado hasta ahora la compañía para abastecerse del agua que luego suministra a sus clientes.

Si bien Trias defendió la constitución de la nueva operadora, también admitió que todavía quedan flecos por cerrar para poder constituirla. Pese a ello, un pleno extraordinario de la AMB aprobó su creación el pasado martes y miembros de la dirección de la corporación metropolitana aseguraban que estaba todo listo para constituir esa misma tarde la empresa, que controlará Agbar con un 85% de las acciones. La sociedad no se ha constituido y no hay fecha para la firma.

El motivo no es otro que el recurso que la Generalitat presentó ante Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) porque el convenio de constitución invadía competencias autonómicas y, sobre todo, un expediente abierto por la Agencia Catalana del Agua (ACA) para revisar más de 25 títulos de concesiones de agua que Agbar ha utilizado durante décadas para abastecerse de agua que luego suministraba a sus clientes y que ahora quiere traspasar como activos a la nueva compañía.

La ACA sostiene que desde que se concedieron esos derechos de explotación —algunos del siglo XIX, otros de 1956— han pasado muchas cosas, entre ellas una nueva legislación autonómica que dota a la Generalitat los derechos de explotación. Trias no hizo ninguna referencia a ese hecho y ayer aseguró que la cuestión que dirime la ACA es si las concesiones son propiedad de Agbar o si la compañía privada solo tiene la cesión de uso. Sea cual sea la fórmula elegida, dijo Trias, no modificará el valor dado a esos títulos como aportación de activos a la nueva compañía.

Mientras los técnicos de la ACA analizan los títulos y trabajan en su dictamen, las cúpulas de la Generalitat y el AMB negocian cómo llegar a una solución.