Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona, origen de las tres únicas líneas de media distancia de Renfe rentables

Las rutas desde la capital catalana a Valencia, Vinarós y Caspe ganaron 941.000 euros en 2010

La ingeniería Ineco plantea suprimir el tren que une Zaragoza y Móra-la Nova

Solo tres líneas ferroviarias de media distancia son rentables en España. Y las tres tienen una cosa en común: parten o acaban en Barcelona. Así lo concluye el informe elaborado por la ingeniería Ineco con datos de 2010, dependiente del Ministerio de Fomento, para definir su plan de cierre de servicios por ser ineficientes. Tanto el servicio Barcelona-Valencia, como el Barcelona-Vinarós y el Caspe-Barcelona cuentan con unos ingresos que superan a los gastos de forma holgada. En conjunto ganan 941.000 euros.

El enlace entre Barcelona y Valencia ingresó 2,79 millones de euros mientras que sus gastos de explotación fueron de 2,28 millones, lo que sitúa una tasa de cobertura del 122%. La conexión con Vinarós ingresó 2,02 millones y logró una tasa de cobertura del 115,1%, mientras que la de Caspe (1,51 millones de facturación) fue del 112,9%. A partir de ahí el resto son deficitarias.

Renfe certifica que las tres líneas son las más eficientes gracias a la gran rotación existente por asiento —“hay un aprovechamiento muy elevado de cada plaza ofertada”, dice un portavoz—, pero también admite que su oferta es mínima respecto al conjunto del corredor: en 2010 se produjeron poco más de 700 circulaciones en cada servicio y, en conjunto, acumularon más de un millón de pasajeros. Los resultados, no obstante, fueron muy positivos: la ocupación fue desde el 65,9% del Barcelona-Valencia al 49,5% del Barcelona Vinaròs, mientras que el enlace entre la capital catalana y Caspe fue del 45,9%. [TEX]El Valencia-Tortosa también figura en el listado de servicios eficientes. También pierde dinero (1,2 millones), pero su ocupación es del 22%.

En su informe, Ineco no analiza las líneas de Regionales y Cercanías que únicamente discurren por territorio catalán. El motivo no es otro que es la Generalitat la titular de esos servicios, competencia transferida en 2011, por lo que el Ministerio de Fomento no podría adoptar decisiones sobre su funcionamiento.

En todo caso, esas líneas mencionadas no son las únicas de Cataluña que forman parte del análisis. En la comunidad también existen líneas que Ineco considera ineficientes. Es el caso de trenes de media distancia —excluido el AVE— entre Zaragoza y Lleida, que pierde en torno a los 1,79 millones de euros al año (ingresa 548.400 euros mientras que su coste alcanza los 2,34 millones). Algo similar ocurre con el servicio Zaragoza-Móra la Nova, cuyo déficit asciende a 686.000 euros. La ocupación del primero es de apenas el 10,1% y la del segundo, del 8,8%.

A causa del escaso uso del enlace con Móra la Nova (37 viajeros por circulación), Ineco propone “la supresión progresiva” de ese servicio, al considerar que esa demanda de transporte “quedará suficientemente atendida con los servicios ferroviarios de media distancia entre Zaragoza y Barcelona que se mantendrían”. Ese servicio está incluido también en el de los eficientes, pese a ser deficitario: pierde 1,25 millones de euros. ¿Por qué se le considera eficiente, entonces? Porque su ocupación es la vigésimoprimera entre las líneas con mayor ocupación. En 2010 obtuvo un 34,2%.