Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supermercados Solidarios para paliar la crisis

Empresas distribuidoras y entidades sociales impulsan un proyecto para mejorar la recogida d

Puig achaca la pobreza en Cataluña a la falta de estructuras de estado propias

Un voluntario en el almacén del Banco de Alimentos de Barcelona.
Un voluntario en el almacén del Banco de Alimentos de Barcelona.

Una de las principales patronales de empresas distribuidoras y entidades sociales, como Banco de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja, han presentado la tarde del lunes el proyecto Supermercados Solidarios. Una iniciativa que pretende "garantizar y mejorar" el nivel de donaciones estables de alimentos destinados a paliar la grave situación de pobreza de Cataluña, donde 235.000 familias reciben ayuda de estas entidades sociales. Solo en Barcelona, los beneficiarios del Banco de Alimentos se han triplicado desde el estallido de la crisis.

Con el acuerdo alcanzado, las empresas distribuidoras se comprometen a donar productos de forma continuada al Banco de Alimentos, que después reparte a 780 entidades sociales, para que estos los entreguen a los ciudadanos. "Ante una demanda creciente", ha explicado el representante de la Federación Catalana de Bancos de Alimentos, Antoni Sansalvadó, "nuestro objetivo es minimizar el desperdicio de alimentos". No en vano, en España se tiraron en 2012 más de ocho millones de toneladas de comida. Sansalvadó ha destacado que, gracias a la colaboración de más de 350 establecimientos, en los últimos doce meses han podido recoger más de 600.000 kilos de alimentos que se hubieran desperdiciado.

En el acto de presentación del proyecto han participado los consejeros de Empresa, Felip Puig; de Alimentación, Josep Maria Pelegrí, y de Bienestar Social, Neus Munté. Puig, ha hecho énfasis en la "grave" situación de pobreza que vive Cataluña, y ha alabado las dos cualidades que han "hecho posible este proyecto": solidaridad y emprendimiento. El consejero de Empresa no ha querido dejar la ocasión para lanzar un dardo al Gobierno central y ha achacado la situación económica de miles de familias al "déficit fiscal" que sufre Cataluña: "Este es un proyecto de país. Con autonomía fiscal y estructuras de estado propias, no tendríamos tantos problemas".

Munté, por su parte, no ha hecho reproche alguno al sistema fiscal del Estado y se ha centrado en este proyecto, que según ha dicho, "es un gran paso, pero no el último", delante del almacén donde el Banco de Alimentos de Barcelona guarda sus provisiones. Llenas las estanterías, una portavoz de la organización ha recalcado que todos los productos que allí entran salen el mismo día.