Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Fernández advierte del elevado coste salarial de Kutxabank

Destaca el elevado coste salarial de Kutxabank, muy por encima de sus competidores

Mario Fernández, en el centro, dirigiéndose a la asamblea general de BBK.
Mario Fernández, en el centro, dirigiéndose a la asamblea general de BBK.

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, no se ha mordido la lengua durante su intervención en la asamblea general de la caja de ahorros vizcaína BBK. En su intervención ha insistido en su posición crítica hacia la actual política de ajuste de la Unión Europea como única alternativa a la salida de la crisis, de la recesión. Además, en ese mismo tono contundente al que acostumbra no se ha recatado en poner el dedo sobre la llaga de los costes salariales de la entidad que preside, afirmando que son los más altos de los competidores y que ha llegado el momento de llegar a un acuerdo con los sindicatos.

Fernández ha advertido de que el ratio de eficiencia del banco "es manifiestamente mejorable, debido a los altos costes salariales en términos relativos con el sector. El gasto por empleo es incomparablemente superior a nuestros competidores". Por ello, ha abogado por "llegar a acuerdos con las centrales para incrementar la rentabilidad, que es lo mismo que decir garantizar los puestos de trabajo".

Desde los sindicatos, presentes en la asamblea, Itziar Martínez de Eskoriaza (ELA), le ha reprochado que en Kutxabank "se han perdido 950 puestos de trabajo en 27 meses. Si se suman las participadas, gracias a Kutxabank hay más de mil parados más en Lanbide".

También ha comentado que en el 2012 y 2013 han venido a Euskadi 135 trabajadores de otros lugares de expansión (Andalucía), en vez de contratar a trabajadores del País Vasco.

"La recesión continuará" ha pronosticado el presidente de Kutxabank

Alex Fernández (CCOO), ha opinado que hay un "clima de ansiedad y angustia en la plantilla", por lo que ha pedido más esfuerzo en explicar los cambios y que se asegure que no se van a tomar medidas de carácter no voluntario sobre la plantilla.

LAB también ha pedido más comunicación y ha advertido de que "peligra el empleo de los compañeros de la obra social".

Fernández, molesto por el comentario de ELA, ha replicado a la sindicalista que "los que trabajan para Kutxabank son todos iguales, con independencia del apellido o la nacionalidad". Según sus datos, han salido de Kutxabank 463 trabajadores en el 2012, salidas pactadas con los sindicatos. "Tenemos que ajustar los gastos, y la parte más importante de los gastos es la de personal, estamos deseando llegar a acuerdos con las centrales", ha concluido el presidente del banco.

En su discurso, Fernández ha vuelto a manifestarse a favor de una política económica que apueste por el crecimiento, porque "no existe un precedente de una economía que haya superado una recesión solo con ajustes fiscales".

Era una asamblea general centrada en la presentación de los resultados de la obra social, siempre tan cruciales de cara a la opinión pública por la multitud de sectores a los que afecta, pero Fernández no ha dudado en aprovechar la oportunidad de valorar aspectos relativos a la situación económica española.

De entrada, Fernández ha recordado que en 2013 seguirán en Euskadi y en España la crisis y el crecimiento del desempleo. Y como también es costumbre en el, ha añadido que "no pierdo el tiempo en previsiones de organismos que las revisan en brevísimos plazos".

Para salir de la crisis, el presidente de Kutxabank ha defendido que se debe apostar por el crecimiento, ironizando sobre el "lamentable éxito de la política de ajuste dictada por la Unión Europea".

"No existe un precedente de una economía que haya superado una recesión solo con ajustes fiscales; el último ejemplo lo ha dado Japón, que harto, ya ha cambiado de política", ha agregado.

Refiriéndose al sector financiero, Fernández ha avisado que este será un ejercicio muy duro para la banca, por el estrechamiento de márgenes debido a la caída del euribor. "El euribor cerró en diciembre del 2011 a 1,95 y ahora está en el 0,54 %, un 70 % menos. La típica operación financiera se ha quedado en 134 puntos básicos de beneficio y con ello que hay que pagar todo, los costes y el personal". Por ello, ha ironizado, recuerda Efe, que en el sector bancario "no estamos en la etapa final de reestructuración del sector, sino en una nueva etapa final".

En su análisis ante los asistentes, Fernández ha pronosticado que "la recesión continuará. La consecuencia, más prudencia, y más dinero para dotar las provisiones", ha concluido.