Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca la subasta de las piezas del Barbier-Mueller de Barcelona

La Venus Chupicuaro tiene un precio de salida de tres millones

Venus Chupicuaro que parte con un precio de tres millones de euros.
Venus Chupicuaro que parte con un precio de tres millones de euros.

Seis meses después de que el Museo Barbier-Mueller de Arte Precolombino de Barcelona cerrara sus puertas, se consuma el último acto de su historia. Las 313 piezas, que se expusieron desde 1997, en las salas del Palacio Nadal en la calle Montcada, empezaron ayer a subastarse en la sede de Sotheby's de París. Todas las obras pertenecen a la colección de Jean Paul Barbier, si bien el primer núcleo fue reunido por su suegro Josef Mueller, gran coleccionista de arte africano y americano, ya en la década de 1920, de ahí el doble nombre de la colección.

De aquel primer conjunto se venden dos esculturas en piedra de la diosa azteca de las aguas terrestres, valoradas entre 500.000 y 600.000 euros, y una figura antropomórfica de la cultura Diquís, alrededor de 200.000 euros. Sin embargo, las obras más icónicas y costosas forman parte de las adquisiciones más recientes de Jean Paul Barbier, empezando por dos de las obras más emblemáticas de la colección, ambas mexicanas: la Venus Chupicuaro del 400 a.C., procedente del estado de Guanajuato y valorada en unos tres millones de euros y el pato en vuelo de la cultura Tarasca, procedente de Michoacán y fechado entre 1200 y 1500 d. C., que oscila alrededor de los dos millones. Ambas piezas pertenecieron al coleccionista canadiense Guy Joussemet, mientras que el fragmento de un incensario maya, que Barbier compró a John Huston, tiene un precio de salida de 200.000 euros.

Otras piezas a destacar son una figurita olmeca valorada 350.000 euros y unas hachas, utilizadas para el juego de la pelota, tradicional entre los pueblos de América central, que cuestan unos 200.000 euros. Barbier los adquirió, como otras importantes obras, del célebre marchante y coleccionista californiano Earl Stendhal. También hay obras más baratas, por así decirlo. Por ejemplo la escultura de un hombre sentado de la cultura Colima del México occidental, fechada entre 100 a.C. y 200 d.C., cuyo precio oscila entre los 40 y 50.000 euros y una cabeza de felino de la cultura Mochica del Perú septentrional, que se remonta al 700 d.C., que no supera los 80.000 euros.

Con motivo de la subasta, Sotheby's ha encargado a la editorial 5 Continents de Milán la publicación de tres libros, el catálogo y los volúmenes Mésoamérique e Amérique central y Amérique du Sud, con 180 imágenes en color cada uno.

Según los expertos, uno de los principales puntos de fuerza de la colección Barbier-Mueller, es su aproximación intercultural y la elección de objetos que reflejan un amplio marco cronológico, concretamente del 1200 a.C. al 1500 d.C.

Según fuentes de Sotheby's, "la coherencia de los coleccionistas se refleja en un conjunto que reúne toda la amplia variedad de medios empleados por los artistas precolombinos: obras en madera y piedra, cerámicas, textiles, objetos rituales y cotidianos, todos en un excelente estado de conservación".

El Museo Barbier Mueller de Barcelona cerró el pasado mes de septiembre por no alcanzarse un acuerdo entre el coleccionista (que, según algunas fuentes, quería vender su colección por 20 millones) y el Ayuntamiento.