Málaga mantiene la huelga de la basura

El alcalde se niega a firmar el acuerdo aduciendo que los empleados han añadido al documento una congelación salarial

Trabajadores de Limasa, frente a la Catedral de Málaga.
Trabajadores de Limasa, frente a la Catedral de Málaga.garcía-santos

El acuerdo de mínimos no ha sido suficiente. Los trabajadores de la empresa malagueña de limpieza (Limasa) mantienen la convocatoria de huelga a partir de las seis de la mañana de este Viernes de Dolores. El comité de empresa ha exigido este jueves al alcalde, Francisco de la Torre (PP), que firmara el acuerdo y este se ha negado aduciendo que los empleados habían solicitado un añadido: una congelación salarial (frente a la rebaja prevista) que no se contemplaba en el documento.

El acercamiento de las posturas entre ambas partes se torció el miércoles por la noche cuando un grupo de trabajadores, reunidos en asamblea, se mostraron en contra de firmar el acuerdo desautorizando al comité de empresa. Los trabajadores plantearon que para cancelar definitivamente el paro era obligatorio que el regidor firmara el acuerdo con el añadido de garantizar la congelación de los sueldos. Los empleados aseguraron que “no confían en la palabra del alcalde” ya que este aspecto del acuerdo —la rebaja salarial— se iba a abordar tras las fiestas.

Con los ánimos bastante crispados, el comité se ha reunido de nuevo con el regidor que se ha negado a dar luz verde al documento. Tras una hora de encuentro, ambas partes han roto, otra vez, las negociaciones. No hubo problemas con la ratificación de esos 12 puntos acordados tras el maratoniano encuentro de siete horas que tuvo lugar entre el lunes y el martes y que fueron presentados en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla), pero no con la congelación de los sueldos, porque, como ha dicho De la Torre, no es una cuestión que se planteara en la reunión.

El regidor, que ha afirmado no sentirse chantajeado por el comité de empresa, aunque sí "presionado", ha apuntado además que está dispuesto a otro encuentro y ha confiado en "la sensatez" y "el sentido de responsabilidad" de la plantilla de Limasa. Por su parte, el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, se ha negado a atender a los periodistas, únicamente ha señalado que "no desconvocamos la huelga", mostrando su malestar, tras lo que se ha dirigido al centro de Los Ruices para informar a los trabajadores del resultado de la reunión y determinar las actuaciones a desarrollar.

Esta última reunión entre alcalde y comité ha coincidido con la celebración del pleno ordinario de marzo. La oposición (PSOE e IU) solicitó la suspensión de la sesión plenaria para seguir con las negociaciones en un intento de impedir la huelga.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS