Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJC desbloquea el nuevo suministrador de agua de Barcelona

Vía libre para que AMB y Agbar creen una sociedad mixta para 23 municipios metropolitanos

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) tiene vía libre para crear la nueva sociedad mixta que se encargará del suministro del agua en 23 municipios de Barcelona —incluida la capital—, y que controlará Agbar al asegurarse un 85% de las acciones. La constitución está paralizada pese a que el convenio fue aprobado en noviembre pasado, a causa de la media docena de recursos contencioso administrativos que presentaron la Generalitat, diversas operadoras y un particular contra la creación de esa compañía. Todos ellos reclamaban la suspensión cautelar por los daños que podría originar su creación. Ahora el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha decidido rechazar esas medidas cautelares, lo que habilita a la AMB y a Agbar a crear la empresa conjunta.

En una de las notificaciones del alto tribunal a las que ha tenido este diario, los magistrados consideran que “los eventuales daños que produciría el mantenimiento de dicho acuerdo (que, además, salvaguarda en principio el interés público) son perfectamente resarcibles en caso de que prosperase el recurso”. Uno de los grandes derrotados en este tema es la Generalitat, que había recurrido la decisión de la AMB al considerar que la nueva compañía se arrojaba competencias autonómicas. No obstante, y pese a que el TSJC rechaza también su petición de suspensión cautelar, el Departamento de Territorio ha iniciado negociaciones con el Gobierno metropolitano, presidido por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, para intentar llegar a un acuerdo y acabar con el litigio.

No es la misma posición que han mantenido el resto de actores. Acciona, Aqualia (del grupo FCC) y el particular Xavier Xifra tienen intención de mantener el recurso. Todos ellos coinciden en denunciar que, con la creación de la nueva compañía, la AMB regulariza el contrato de Agbar para suministrar agua en Barcelona, que supuestamente sería inexistente. Y, en todo caso, censuran que la elección de Agbar se haya producido sin concurso previo en el que participaran todos los operadores.