Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
gobernanza

Varios intelectuales piden a los líderes mundiales una “democracia global”

El manifiesto, que firman autores como Chomsky o Savater, se ha presentado en San Sebastián

Innerarity (a la izquierda) y Fernando Iglesias, en la presentación del manifiesto.
Innerarity (a la izquierda) y Fernando Iglesias, en la presentación del manifiesto.

Intelectuales de todo el mundo hacen un llamamiento conjunto a los líderes mundiales y políticos, y a todos los ciudadanos, a construir una "democracia global" a través de un manifiesto, que ha sido presentado hoy en un acto en San Sebastián.

Autores como Noam Chomsky, Ulrich Beck, Susan George, Saskia Sassen, Richard Sennet, Juan José Campanella, Fernando Savater o Jorge Lanata firman la declaración, titulada Manifiesto por una democracia global, que ha sido dada a conocer este mediodía por algunos de sus promotores en el Museo San Telmo de la capital donostiarra.

El acto de presentación pública del documento en España ha corrido a cargo del profesor y filósofo Daniel Innerarity; el sociólogo Emilio Lamo de Espinosa; el catedrático de Derecho Gurutz Jauregi; el periodista y político argentino Fernando Iglesias, y la profesora de Derecho Nerea Magallón.

El texto, que ha sido dado a conocer ya en Londres y Roma y que, tras recalar en San Sebastián, proseguirá su difusión en otros actos programados en Nueva York, Bruselas, Nueva Delhi, Tokio y Toronto, desgrana en seis puntos una idea principal: tomar una posición conjunta y global a favor de un orden mundial más justo.

La declaración pone de manifiesto que "la política atrasa" porque el mundo vive "una era de profundas transformaciones tecnológicas y económicas a las que no ha correspondido una similar evolución de las instituciones públicas responsables de su regulación".

"La economía se ha globalizado, pero las instituciones políticas y la democracia, no", afirma el manifiesto

"La economía se ha globalizado, pero las instituciones políticas y la democracia, no", afirma el escrito, que insiste en que "las crisis globales requieren soluciones globales" y que no son suficientes "reuniones ocasionales, acuerdos intergubernamentales" o fórmulas conocidas de cooperación internacional.

Los académicos e intelectuales que unen sus voces en esta iniciativa creen necesario "avanzar hacia nuevas y más extensas y profundas formas de democracia" al servicio también de un "mundo más justo, pacífico y humano" y defienden que "globalizar la democracia es la única manera de democratizar la globalización".

"Más allá de nuestras divergencias acerca de los contenidos y métodos idóneos para avanzar hacia un orden mundial más justo y estable", los firmantes comparten el compromiso a favor del desarrollo de una democracia global y advierten de que, "en nombre de la paz, la justicia y los derechos humanos, no quieren ser "mundialmente gobernados por quienes solo han sido elegidos para hacerlo a nivel nacional ni por organismos internacionales" que no les representan "adecuadamente".

Innerarity, director del Instituto de Gobernanza Democrática de la Universidad del País Vasco (UPV), cree que "la verdadera urgencia de nuestro tiempo" pasa por "civilizar la globalización" y que, quizás, el mayor desafío de la humanidad consiste en "extender la democracia más allá del Estado nación".

"Queremos un mundo cada vez más integrado y democrático", ha señalado Fernando Iglesias, uno de los principales impulsores de este texto que Emilio Lamo de Espinosa ha enmarcado en el "enorme déficit de gobernanza global" que existe en estos momentos en los que el "principal problema no es que haya problemas" sino la falta de instrumentos para lidiar con ellos. "El gran reto" es construir democracias más amplias, ha señalado Lamo de Espinosa, quien ha apuntado que la única fórmula que disponemos que podría ser válida es la UE.

La necesidad de democratizar las instituciones europeas ante la lejanía que sienten hacia ellas los ciudadanos del viejo continente ha sido una de las propuestas lanzadas por Nerea Magallón, mientras que Gurutz Jauregi cree que este manifiesto constituye un "excelente avance en el camino de lograr una democracia más justa a nivel global".