Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrimonio impide al Ateneo sacar a subasta dos series de estampas de Goya

Entiende que son "parte esencial" de los fondos protegidos de la institución

Una empleada de la galería Ansorena muestra uno de los aguafuertes de Goya que se iban a subastar. Ampliar foto
Una empleada de la galería Ansorena muestra uno de los aguafuertes de Goya que se iban a subastar.

El Consejo Regional de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid se ha reunido hoy y ha impedido que salgan a subasta dos series de estampas procedentes de grabados de Goya, de 80 unidades cada una, que figuraban en un lote de 15 obras de arte propiedad del Ateneo de Madrid que iba a ser sometido mañana jueves a puja pública en una sala madrileña. Fuentes de la comisión regional han destacado que ambas colecciones figuraban ya en el patrimonio de la institución cultural desde fines del siglo XIX, por lo cual formaban parte de los contenidos bibliográficos de su biblioteca, condición que los convertía en partes integrantes de su condición de Bien de Interés Cultural.Otras decisiones adoptadas por el Consejo han sido la limitación de la protección patrimonial del edificio de La Equitativa, frente a la plaza de Canalejas, a su fachada y una primera crujía, así como la modificación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural que afectaba al edificio del Banco Hispanoamericano desde 1999. De igual modo, el consejo decidió mantener la protección que guarecía de transformaciones el edificio del teatro Albéniz..

A propósito del Ateneo, la decisión del Consejo regional implica, de hecho, la autorización de la salida a subasta de hasta 13 obras de arte propiedad de la veterana institución cultural madrileña, cuya directiva alega aprietos financieros, como la reducción de subvenciones oficiales del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid, para justificar la venta de este lote. Entre ellas figuran obras de Antonio López, Eusebio Sempere, Josep Guinovart, José Moreno Villa, Alberto Corazón y Carmen Laffon. La subasta de las otras trece obras de arte está prevista para el mañana jueves 21 en la sala Ansorena de Madrid y tenía un precio de salida estimado en 200.000 euros. Con la excepción de las estampas de Goya, este precio se reduce a 70.000. La Dirección General de Patrimonio, adscrita a la Consejería de Empleo, Cultura y Turismo, paralizó en un principio la puja porque, a su juicio, no reunía determinados requistos ya que, señalaba, la debida autorización no fue solicitada por el Ateneo. Tras la prohibición del Gobierno regional se escondían las dudas suscitadas en torno a si resultaría legal sacar a subasta obras pertenecientes al patrimonio bibliográfico de la biblioteca del Ateneo, declarado Bien de Interés Cultural en su conjunto en 1992.

Por su parte Carlos Paris, titular de la presidencia del Ateneo desde hace tres años, a una pregunta de este diario sobre la legalidad de la subasta de las estampas respondió que cuando la biblioteca ateneísta fue declarada BIC, las series de estampas procedentes de grabados de Goya no figuraban todavía en el inventario de la biblioteca. Ello le llevó a interpretar que ambas obras de arte eran susceptibles de ser subastadas.

Aguafuerte, aguatinta bruñida con retoques a punta seca sobre papel hecho a mano, de Francisco de Goya, 1855. Conjunto completo compuesto por 80 grabados, más portada original correspondientes a la segunda edición. ampliar foto
Los Caprichos  Aguafuerte, aguatinta bruñida con retoques a punta seca sobre papel hecho a mano, de Francisco de Goya, 1855. Conjunto completo compuesto por 80 grabados, más portada original correspondientes a la segunda edición.

La subasta, según Carlos García Álvarez, miembro de la directiva del Ateneo, "figuraba entre las medidas adoptadas de un plan de viabilidad sometido al juicio de los socios el 31 de octubre, que fue aprobado por la mayoría de los asistentes a una junta extraordinaria". No obstante, el plan había encontrado fuertes resistencias entre los socios, así como en dos directivos de la junta ateneista, de 12 miembros. Quienes se oponen a la venta de obras de arte, a través de Daniel Pacheco, uno de los dos directivos ateneístas que la rechazan, remarcan que la subasta implicará "pan para hoy y hambre para mañana". Igualmente, los socios que se oponen temen que esta decisión sea el origen de un proceso sin fin de pérdida patrimonial.

Otras de las medidas que contemplaba el plan de viabilidad era la de someter a los 32 empleados del Ateneo a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, más cuotas extraordinarias a los socios —suman 2.200 los cotizantes—, y aumento de las tasas por alquiler de las salas para actos culturales y musicales.

Según Alfonso Herrán, responsable del mantenimiento e inventario de los bienes artísticos de la institución, el ajuar ateneísta está formado por unas 800 obras de arte. La mayor parte de ellas ha sido coleccionada a partir del año 1913 mediante las entregas de una obra por cada uno de los artistas plásticos que expusieron en las dos salas de arte del Ateneo, la de Santa Catalina y la del Prado, dos de las de mayor solera de Madrid.

Herrán destaca que en el plan de viabilidad aprobado se prohibía taxativamente sacar a subasta obras de arte que formaran parte de colecciones completas o que estuvieran exhibidas en sus salas, como es el caso de la colección de centenar y medio de retratos de próceres ateneístas, un de las más completas de la España del siglo XIX, que la dirección del Ateneo considera “indivisible”. Sin embargo, uno de los cuadros subastados, que representa un pórtico plateresco de la Universidad de Salamanca, obra de Wilfredo Lam, se integraba en una serie de tres lienzos del mismo autor, serie que si resulta subastada quedará truncada, según destaca el socio Juan Marinero.

Aguafuerte, aguatinta, aguada y buril con retoques de Francisco de Goya, 1863. Conjunto completo de 80 grabados, con la portada original litografiada y texto de introducción. Encuadernación del siglo XIX. ampliar foto
Los Desastres de la Guerra  Aguafuerte, aguatinta, aguada y buril con retoques de Francisco de Goya, 1863. Conjunto completo de 80 grabados, con la portada original litografiada y texto de introducción. Encuadernación del siglo XIX.

La agonía financiera del Ateneo se debe al cierre del grifo de la subvención pública: de los 270.000 euros de subvención que el Gobierno regional abonaba anualmente se ha pasado a 55.000. Y las ayudas de las Administraciones Públicas, evaluadas en 879.015, se han visto igualmente rebajadas a 55.000 euros. Además, esperaban 100.000 euros del Ayuntamiento que no han llegado.

Para atajar los problemas financieros del Ateneo, los partidarios de la subasta recurrieron a la puja. “Una vez solucionado ese problema, el Ateneo quedará en condiciones de sortear sus dificultades", sostiene Carlos García. Y destaca: “Hemos logrado conjurar un concurso de acreedores de medio millón de euros que pendía sobre el Ateneo”. Los opositores a la subasta desconfían de tal aserto. “La medida obedece al deseo de ganar tiempo para conseguir otra victoria electoral que les permita seguir haciendo lo que hacen”, denuncian. Este mismo sector propone un rediseño de la política de ingresos. “El restaurante del Ateneo, de 500 metros cuadrados, ubicado en el corazón de Madrid muy cerca del Palacio del Congreso, apenas paga 3.000 euros por el alquiler, renta que muchos socios creen necesario incrementar”. Así lo asegura Juan Marinero, que mantiene posiciones muy críticas contra la actual presidencia.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram