Mas-Colell pide por carta a la Comisión un reparto justo de los objetivos de déficit

El consejero espera reducir los ajustes para 2013 en 1.600 millones de euros

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell.
El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell.Marcel·lí sàenz

En el arranque de su primera legislatura, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, contaba con aplicar los recortes presupuestarios en dos años y empezar la remontada en 2013. En lugar de eso, el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, afronta hoy los ajustes más drásticos de toda la etapa de austeridad, de cerca de 4.000 millones de euros. El consejero, no obstante, espera contener esa cifra y rebajarla hasta los 2.400 millones, aunque para ello necesita, primero, que la Comisión Europa anuncie el día 22 de febrero que acceda a flexibilizar los objetivos de déficit de España y, segundo, que el Gobierno de Mariano Rajoy acepte dar más margen a las comunidades autónomas.

El consejero de Economía ha empezado a usar ya toda la munición para conseguir que el Ejecutivo central eleve el objetivo de déficit del 0,7% del producto interior bruto (PIB) al 1,5%. El pasado día 25 de enero, Mas-Colell envió una carta al vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, para pedir árnica para España y también para Cataluña. En la carta, el consejero resalta el compromiso de la Generalitat con el proceso de consolidación fiscal e informa de que en dos años la Administración catalana ha reducido el gasto público en un 15,7%. Sin embargo, Mas-Colell advierte que los programas de ajuste no pueden obviar que varios países han entrado en recesión y que la austeridad entraña el “peligro de caída en espiral”.

El Ejecutivo de Mas denuncia que Rajoy se queda el 85% del objetivo de déficit

Mas-Colell traslada a Rehn, quien aseguró que contestará al consejero, que la Generalitat “apoya” cualquier avance hacia una “cierta prórroga” a España para alcanzar un déficit del 4,5% del PIB, si bien también reclama que la Comisión intervenga para que se cumpla la resolución del Parlamento Euopeo, que establece que los objetivos de déficit deben repartirse “de forma justa” entre Administraciones. “Lamentablemente, estos no son los principios que el Gobierno central ha seguido a la hora de fijar los objetivos de déficit para las comunidades autónomas”, lamenta Mas-Colell.

La exposición de los argumentos del Ejecutivo catalán se despliegan en un anexo en el que Mas-Colell señala que la Administración central (incluida la Seguridad Social) concentra el 51,1% del gasto, mientras que a las comunidades corresponde el 35,6%. A pesar de ello, agrega, el reparto del déficit “no tiene en cuenta en absoluto” ese criterio, ya que el Ejecutivo central se queda con el 84,4% del objetivo de déficit y le deja a las comunidades el 15,6%. La carta concluye con la demanda del titular de Economía a Rehn para que “inste a las autoridades españolas” a trasladar a “todas las Administraciones, de una manera más justa, más proporcionada y legalmente más sólida”, cualquier prórroga para España.

Mas-Colell espera ahora la respuesta favorable, tanto de Bruselas como de Madrid, para poder elaborar unos presupuestos menos duros, en especial después de que el Gobierno central haya dejado a la Generalitat sin la mitad de los ingresos que preveía tras la suspensión del Constitucional de varios tributos. Si se flexibilizara el déficit, los ajustes serían de 2.400 millones, de los cuales 400 podrían proceder a través de nuevos impuestos. Pero hasta que se aprueben los presupuestos, sin embargo, los consejeros del Gobierno deberán sobrevivir con el 28% menos de cuanto tenían el año pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS