Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toneladas de mercancías entran sin declarar por el puerto de Valencia

Los transportistas acusan a la Autoridad Portuaria de tolerarlo para ser "más competitivos"

La práctica supone un fraude al eludir el pago del impuesto arancelario y del IVA

La policía custodia el acceso al puerto de Valencia durante la huelga de los transportistas.
La policía custodia el acceso al puerto de Valencia durante la huelga de los transportistas.

Miles de toneladas de mercancías han entrado por el Puerto de Valencia sin declarar, eludiendo de ese modo el pago del impuesto arancelario y el IVA que según la ley deben pagar los productos al llegar a España. La denuncia la hizo ayer el presidente de la asociación de transportistas autónomos Transcont en Valencia, Javier Gimeno. Otros dos responsables de colectivos profesionales que trabajan en el puerto, tienen conocimiento directo de los pesajes y pidieron que sus nombres no fueran revelados, confirmaron el hecho. Uno de ellos agregó que aunque el daño para la Hacienda española se produce en el caso de las importaciones, el mismo sistema de declarar menos cantidad de peso de la real se da también en parte de las exportaciones.

Transcont, que se mantuvo ayer en huelga provocando que muy pocos contenedores entraran o salieran del recinto portuario, responsabilizó a la Autoridad Portuaria de Valencia, a la que acusó de hacer “la vista gorda” para ganar cuota de mercado. El presidente de la asociación de transportistas apuntó al director comercial del puerto, Juan Antonio Delgado, quien, según Gimeno, les trasladó en una reunión que si el pesaje fuera estricto el puerto valenciano “sería menos competitivo”.

El director comercial rechazó haber pronunciado tales palabras, pero no negó que la práctica del sobrepeso se produzca. Insistió, sin embargo, en que dicho control excede a las competencias de la Autoridad Portuaria. “En el transporte marítimo hay un problema de sobrepeso, pero es mundial y nos preocupa a todos”; “nosotros no intervenimos en la relación bilateral entre la empresa que contrata el transporte y el transportista”, afirmó.

La Autoridad Portuario no niega la práctica pero afirma que no es su responsabilidad

Un portavoz de la Autoridad Portuaria agregó más tarde, como prueba de la preocupación del ente, que en julio del año pasado emitió un comunicado de prensa al respecto. En él se señalaba que el exceso de carga era “un problema generalizado en el sector portuario internacional que genera problemas de seguridad, fraude económico y efectos medioambientales”. Y añadía que la Autoridad Portuaria colaboraría “en las campañas puntuales de control de peso que la Administración [autonómica] promoverá en los accesos al puerto”.

Es difícil saber cuántas toneladas de mercancías no declaradas han entrado por el puerto de Valencia. Las fuentes consultadas coinciden, sin embargo, en que la práctica aumentó considerablemente a partir de 2008, en paralelo a la crisis económica global. El presidente de Transcont afirmó que el 80% de los contenedores llegan con sobrepeso, que puede llegar a alcanzar las ocho toneladas. Cada día, unos 2.400 camiones entran o salen cargados de contenedores del puerto. Otras fuentes consultadas consideraron excesivo el porcentaje del 80%, pero afirmaron que el problema está “muy extendido”.

La práctica parece ser corriente a pesar de que existen filtros que podrían evitarla. Los contenedores son pesados conforme bajan de los barcos porque las grúas están dotadas de sensores. Y ya en la salida del recinto portuario existen básculas para controlar el peso. La denuncia la han realizado los transportistas porque, aseguran, son quienes reciben las multas por circular con exceso de carga.

 

“El fraude es impresionante”

I. Z.

Javier Gimeno, presidente de la asociación de transportistas autónomos Transcont, con un millar de afiliados, sostiene que “millones de toneladas” de mercancías han entrado sin declarar por el puerto de Valencia en los últimos cinco años. “El fraude es impresionante, que sean el puerto no significa que no tengan que cumplir la ley. Esto es parte de su política comercial”, señala Gimeno, que también responsabiliza a Aduanas. Otras dos fuentes de colectivos profesionales distintos confirman sus afirmaciones respecto a la práctica del sobrepeso. Una tercera fuente, sin acceso directo al pesaje, señala que las quejas de los transportistas por el exceso de carga que les hacen llevar ha aumentado de forma “alarmante” en los últimos años hasta ser habituales en los bares en los que confluyen todo tipo de trabajadores vinculados al puerto.

Las fuentes coinciden en que era esperable que el problema emergiera por la parte de los transportistas, porque son quienes acaban haciendo frente a las sanciones. Los camiones tienen prohibido circular si pesan, contando la carga, más de 42 toneladas. Pero es frecuente, según Gimeno, que los vehículos salgan del puerto con 46 o más toneladas. El motivo: el contenedor que oficialmente pesa entre 24.000 y 26.000 kilos alcanza en la práctica los 30.000. Si al pararlos circulando la Guardia Civil descubre que exceden el peso son multados y pierden ocho puntos del carné. “Pero si tenemos un accidente en esas circunstancias vamos a la cárcel”, añade Gimeno.

La protesta de Transcont, nueve de cuyos miembros fueron condenados en 2009 por impedir a otros transportistas y empresas trabajar en el puerto de Valencia, empezó la semana pasada en una sola terminal. Ayer se extendió a todo el puerto generando grandes atascos en varias carreteras. El conflicto podría, sin embargo, concluir hoy, después de que el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, se pusiera en contacto con Gimeno para negociar una solución.