los presupuestos de las instituciones

Álava y Gipuzkoa tratan de llevar a su terreno la reforma fiscal de Urkullu

Erkoreka agradece la disposición a trabajar para una subida de impuestos

Reunión celebrada entre Iñigo Urkullu y el diputado general de Álava, Javier de Andrés.
Reunión celebrada entre Iñigo Urkullu y el diputado general de Álava, Javier de Andrés.david aguilar (EFE)

Lo que en la legislatura anterior se antojó imposible por la oposición del PNV y el PP a plantear un cambio en la política fiscal para poder afrontar la crisis con los servicios públicos básicos a resguardo, ahora no parece, de entrada y bajo los focos de Ajuria Enea, tan complicado. El lehendakari, Iñigo Urkullu ha logrado esta tarde, en sendas reuniones con los diputados generales de Álava, Javier de Andrés, y de Gipuzkoa, Martin Garitano, el visto bueno inicial de ambos a realizar un “desarrollo armónico de una nueva política fiscal”, como lo ha definido después el portavoz del Gobierno, Josu Erkoreka.

Esa aparente conformidad, eso sí, se dio con enfoques distintos. Tanto De Andrés como Garitano ha puesto condicionantes y tratado de llevar a su terreno la futura concreción de la fiscalidad vasca que previsiblemente abordarán las Diputaciones y el Gobierno. La primera ronda de contactos, de la que todos han salido satisfechos, no ha pasado de una “toma de contacto” para exponer análisis compartidos sobre la “preocupante” situación económica y sobre las restricciones presupuestarias motivadas por las obligaciones de la UE. Es decir, planteamientos a “medio y largo plazo, centrados en la legislatura”, según Erkoreka. No ha habido detalles, ni intercambio de documentos que permitiese a las partes oponer argumentos o criterios.

De Andrés se ha mostrado partidario de una revisión “moderada” y “al alza” de los impuestos. Pero supedita este incremento, al que el PP se ha opuesto con claridad hasta el año pasado, cuando el Gobierno central dio rienda suelta a sus modificaciones fiscales, a que se ponga en marcha sin que se resientan los servicios públicos esenciales. En su opinión, las arcas públicas están financiando servicios “perfectamente prescindibles”, y ha puesto como ejemplo la lista de delegaciones y oficinas de Euskadi en el extranjero.

Garitano, por su parte, defiende un cambio en la política fiscal para escapar de las “viejas recetas”. Sus propuestas de cambio tienen tintes claramente diferentes a los del diputado alavés, ya que aboga por una fiscalidad “justa y progresiva”, en la que paguen más quienes más tienen. Pero no solo por un mero afán recaudatorio, señala, sino como filosofía para lograr una sociedad más igualitaria. Garitano ha aprovechado para destacar que su modelo fiscal ha sido rechazado por el PNV en las Juntas de Gipuzkoa, donde ha sido apoyado por los socialistas.

Garitano ofrece al ‘lehendakari’ un pacto para evitar los recortes de Rajoy

Pese a las diferentes posturas, la conclusión es que las dos Diputaciones abogan por retocar los impuestos. A esta idea se sumará previsiblemente el diputado general vizcaíno, José Luis Bilbao, que será recibido el próximo lunes en Ajuria Enea por Urkullu. Bilbao se mostró siempre contrario a modificar el régimen fiscal vasco cuando Patxi López se la estuvo reclamando durante todo su mandato como lehendakari. Sin embargo, el mandatario vizcaíno cambió completamente su posición y pasó de pronto a defender la reforma cuando vio que Urkullu la había incluido en sus mítines electorales.

Al término de las dos reuniones, Erkoreka ha señalado que el Ejecutivo autonómico no tiene previsto remitir de inmediato una propuesta de fiscalidad a las instituciones forales, pese al ofrecimiento del diputado general alavés de “empezar a trabajar ya”.

El portavoz ha asegurado asimismo que se abre otra vía de trabajo para revisar la ley del Cupo y la de Aportaciones. Esta última, que fija cómo se reparte la recaudación entre las instituciones vascas, ha sido considerada “injusta” por Garitano. De Andrés también la ha criticado varias veces porque, a su juicio, perjudica a los alaveses.

Además, De Andrés reclama la “liberalización” de algunas normativas que son “excesivamente rigurosas y exigentes para sacar adelante proyectos económicos”, mientras que Garitano ha planteado al lehendakari un acuerdo contra las “medidas de recorte de Rajoy que “están siendo nefastas para la economía de Euskadi”. Garitano también ha reclamado a Urkullu que tenga en cuenta la vía abierta con la conferencia de Aiete y no solo al Parlamento.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción