Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda constata que la Generalitat pagó tres millones a Over Marketing

El dueño de la empresa, un antecedente de la red Gürtel, ha admitido amaños en los contratos

El Hospital General de Valencia y la Diputación de Alicante también pagaron a la firma

La Agencia Tributaria ha confirmado en un nuevo informe el millonario negocio que Over Marketing, una empresa de organización de actos a la que se considera un antecedente de la red corrupta Gürtel, logró en la Comunidad Valenciana en la etapa en que Francisco Camps presidía la Generalitat. Hacienda detalla en el informe, incorporado a la pieza separada del caso Palma Arena que indaga la supuesta financiación ilegal del PP balear, que Over Marketing logró 2,94 millones de euros de la Generalitat valenciana entre los años 2003 y 2006. El dueño de Over Marketing, Daniel Mercado, ha confesado ante el juez instructor José Castro que logró contratos mediante amaños en la Comunidad Valenciana, Baleares, Madrid y Castilla y León.

El año más productivo para Over Marketing en Valencia, según la declaración anual de operaciones con terceras personas, fue el primero de los analizados, 2003, coincidiendo con la llegada de Camps al Palau de la Generalitat. La Agencia Tributaria refleja que en aquel ejercicio obtuvo 2.032.133 euros de la Administración autonómica valenciana. En 2005, facturó 11.560. En 2006, 815.649 euros a la Generalitat y otros 89.987 euros a la Agencia Valenciana de Prestaciones Sociales (dependiente de la Consejería de Bienestar Social). Hacienda recoge también, como ventas imputadas pero no declaradas, 1.164.243 euros más en el ejercicio 2004.

El informe refleja negocios menores con otras administraciones, como el Consorcio del Hospital General de Valencia (37.947 euros en el año 2003), constituido por la Generalitat y la Diputación de Valencia. Y el Patronato Provincial de Turismo de Alicante (39.825 euros en 2006), de la Diputación de Alicante.

Mercado declaró ante el juez Castro que los amaños en las cuatro autonomías gobernadas por el PP eran habituales. Uno de los métodos, que parece un calco del que después (o incluso en paralelo) cometería la trama Gürtel en Valencia, consistía en decidir que el contrato debía tramitarse de urgencia, lo que permitía utilizar la fórmula del contrato negociado sin publicidad. En este caso la Administración debe invitar a tres empresas, y la forma de perfeccionar el amaño era que todas ellas pertenecieran en realidad al mismo grupo societario corrupto.

Cuando trascendió la declaración de Mercado, el Consell negó que se hubieran cometido irregularidades con Over Marketing, indicó que todos los contratos habían sido avalados por técnicos y se mostró dispuesto a entregar toda la documentación al tribunal que la reclamase.

Menos suerte ha tenido hasta ahora el diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco, que lleva meses intentando sin éxito que la Generalitat le entregue toda la documentación de los contratos del Consell con Over Marketing, incluidas las facturas que probarían que los trabajos efectivamente se realizaron y a precios razonables. Blanco anunció ayer que reclamará la lista de asistentes a la Valencia Summit de 2004 y 2005, investigadas en el caso Noos, después de que haya trascendido que entre los invitados estuvieron Jaime de Marichalar y Corinna Sayn-Wittgenstein.