Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán: “Me preocupa que se use la crisis para imponer un modelo político”

El presidente andaluz reitera que se cerrará un déficit inferior al de Cataluña

Griñán, durante una entrevista el pasado verano.
Griñán, durante una entrevista el pasado verano.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, lanzó ayer un mensaje directo a Moncloa. Griñán avisó de que la Junta de Andalucía seguirá “poniendo freno” en 2013 a las políticas privatizadoras de los servicios públicos que, en su opinión, practica el Gobierno central. “Me preocupa que se utilice la crisis como coartada para llevar adelante un programa político que no tiene nada que ver con el control del gasto”, lamentó en una entrevista a la Cadena SER Andalucía.

Frente a las privatizaciones, Griñán defendió la necesidad de mantener dos barreras “realmente importantes”: la cobertura universal en la sanidad —“sin excluir a nadie, sea inmigrante con o sin papeles, o personas con o sin recursos”— y garantizar que todas las personas con “capacidad y voluntad” puedan estudiar “hasta el final de sus posibilidades”.

Tras hacer una defensa encendida de la sanidad y la educación públicas, el presidente de la Junta conminó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a que en el futuro haga una selección de recortes distinta de la que vienen practicando. En su opinión, “romper” la cobertura universal de la sanidad, introducir el copago, la llegada de aseguradoras privadas y privatizar hospitales y áreas de salud “no ahorra dinero y perjudica la salud”. “No podemos utilizar el sector público para el lucro y el beneficio de empresas”, lamentó Griñán.

Pese a las distintas prioridades políticas entre ambos Ejecutivos, el presidente de la Junta garantizó que Andalucía “está tratando de cumplir” el objetivo de déficit del 1,5 % impuesto por Moncloa para 2012. No ofreció ninguna cifra concreta, pero aseguró que “en cualquier caso, será muy inferior al de Cataluña y que otras comunidades autónomas”.

Asimismo, reiteró que el Gobierno andaluz pedirá 7.000 millones de euros al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en 2013. “Eso, con todo, dependerá de cómo evolucione la economía. Nadie es tan tonto como para pagar el 6 % —interés del FLA— si puede pagar menos”, dijo Griñán, quien defendió nuevamente la necesidad de reformar la Constitución para cerrar el modelo autonómico actual, la reforma del Senado, el reparto de competencias y, según subrayó, “mantener los principios de lealtad y financiación estable”.

El presidente andaluz manifestó su “confianza y optimismo” sobre la evolución de la economía y el paro en 2013. En su opinión, España saldrá de la crisis “pronto” si los bancos hacen circular el dinero que han recibido del Estado y conceden préstamos a las familias y a los empresarios que quieren generar empleo.

Asimismo, Griñán invitó a los andaluces a que “crean” en que pueden salir de la crisis por ellos mismos, sin depender de las decisiones y “errores” que llegan de instancias superiores, como Madrid o Bruselas.

“Los andaluces, si creemos en nosotros mismos, podemos. No podemos bajo ningún concepto estar subordinar nuestras voluntades a voluntades ajenas. Es verdad que la crisis es complicada, es verdad que hay errores de bulto en Europa, es verdad que se pueden estar cometiendo equivocaciones, pero el futuro está en las manos de los andaluces”, defendió Griñán, quien apostilló: “Un pueblo que en todas las encuestas se define de progreso, de izquierdas y en la distribución de la riqueza tiene que ganar el futuro”.

“Alfredo tiene que presentarse a las primarias”

El también presidente del PSOE y líder de los socialistas andaluces, José Antonio Griñán, añadió más presión a su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, al instarle a “definirse ahora” sobre si concurrirá a las primarias para la elección del candidato a las próximas generales. “Yo creo que debería definirse y, además, yo creo que debería decir que sí (…) porque el PSOE necesita un referente de gobierno”, afirmó el también presidente de la Junta de Andalucía, quien ahuyentó cualquier posibilidad de que él opte a sucederle: “Absolutamente no. Le ratifico que no me voy a presentar a ningunas primarias y que no tengo ambición orgánica más allá de ser secretario general de los socialistas andaluces y presidente del PSOE”. “Todo el mundo obliga a todos a definirse menos a alguno que no se define”, espetó Griñán, quien, a renglón seguido, señaló que Rubalcaba “debería” presentarse a las primarias por tres razones fundamentales: porque ganó el último congreso federal, porque el partido “tiene que estar ahora mismo estabilizado desde la posición de su secretario general” y porque el PSOE “necesita un referente de gobierno”. “Alfredo [Pérez Rubalcaba] debe manifestar su voluntad de continuar y como somos un partido de gobierno necesitamos tener un referente para el Gobierno porque este no es un partido para estar en la oposición más de cuatro años”.

Pese a urgir a Rubalcaba, Griñán reiteró lo mejor es que el PSOE celebre las primarias en una fecha cercana a las elecciones generales para aprovechar el efecto movilizador que arrastra en el partido y en la sociedad este tipo de consultas orgánicas. Desveló que ha comunicado personalmente esta opinión a Rubalcaba, de quien valoró el programa “enormemente sugestivo” que presentó en el último consejo interterritorial para 2013. “Puede ser una oportunidad muy buena para renovar el proyecto socialista en una sociedad que no es la anterior y que no va a ser la misma que antes de la crisis. Con el empuje de una ejecutiva, de la que él es secretario general y yo presidente, que yo creo que es la que tiene que movilizar el partido”, dijo.

Por otra parte, el presidente del PSOE se desmarcó de la ambigüedad del PSC y se mostró “radicalmente en contra” de la posibilidad de que la Generalitat catalana convoque una consulta soberanista que, en su opinión, sería “inconstitucional”. “Un referéndum sobre la independencia estaría fuera de la ley. No es legal”, espetó Griñán, quien sostuvo además que en una supuesta consulta debería participar todo el pueblo español: “La soberanía está en el pueblo y el pueblo español no se fractura, no se divide”. Frente a la postura “extrema” en la que, según lamentó, se ha situado Artur Mas, expresó su deseo de que el Gobierno central recurra al diálogo y busque cerrar un modelo territorial “en el que todo el mundo se sienta cómodo”. “Hay fórmulas de entendimiento sin llegar a una extrema tensión que haga muy difícil la convivencia entre los españoles”, aseguró.