Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
rafaela romero | portavoz del pse en las juntas de Gipuzkoa

“El entendimiento entre los partidos de izquierdas resulta inevitable”

"El PNV va a tener que reconsiderar su Gobierno en solitario", asegura la dirigente socialista

Rafaela Romero, el pasado viernes en San Sebastián.
Rafaela Romero, el pasado viernes en San Sebastián.

Rafaela Romero (Quintana de la Serena, Badajoz, 1972) le ha entregado esta misma semana a Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, una copia del pacto fiscal y del acuerdo presupuestario que los socialistas guipuzcoanos han cerrado con el Gobierno foral de Bildu. Dice haber recibido el visto bueno del máximo dirigente de su partido.

Pregunta. ¿Le ha sorprendido el alcance político del pacto?

Respuesta. Me ha defraudado la beligerancia y animadversión con la que se ha combatido un pacto por el empleo y anticrisis que pedíamos todos los partidos solo porque lo ha firmado el PSE de Gipuzkoa. Hemos conseguido que el Gobierno de Garitano lo haya admitido. Me sorprende que ahora que hablamos de normalización en las relaciones políticas, algunos partidos democráticos no tengan interiorizada esa normalidad y pluralidad políticas en paz. Cuando gobernaba el mismo partido en todas las instituciones vascas había imposición. No veo a Urkullu ni al PNV con la generosidad y la humildad suficientes para reconocer la pluralidad. Me da mucha pena. El PNV debe aceptar que no siempre tiene que estar al frente de las instituciones y que pueden darse alianzas en las que no esté el PNV.

P. ¿No es un acuerdo para desplazar al PNV en Gipuzkoa después de su éxito electoral?

R. ¿Alguien entendería que en este país se construya una actuación frente a la crisis sin escuchar al PNV? Eso lo hizo José Luis Bilbao con nosotros cuando Patxi López estaba en el Gobierno vasco. Nosotros no lo vamos a hacer y creo que el Gobierno foral tampoco quiere hacerlo.

P. Sorprende que el acuerdo se dé poco después de que los socialistas pidieran una moción de censura contra Garitano.

R. Hemos pedido insistentemente la moción de censura contra Garitano, pero no ha sido posible un Gobierno alternativo porque el PNV, tras las elecciones forales, decidió quitar alcaldías a los socialistas y dejar que Bildu llegara a la Diputación. El PNV no quiere echar a Bildu, porque le quiere desgastar en la gestión y, según Joseba Egibar, “se les va a hacer muy larga la legislatura”. Ante ello, los socialistas no podemos seguir dándonos golpes contra la pared. Por eso hemos luchado por poner en marcha un plan anticrisis y contra el desempleo. El pacto se da porque hay una sintonía con Bildu en políticas de izquierdas, como la protección social y el plan económico que va en las cuentas. Y, además, esto viene después de acordar una fiscalidad más justa en Gipuzkoa, donde el que más gana es el que más paga.

P. ¿De qué forma va a condicionar este pacto la labor de oposición del PSE en Gipuzkoa?

El PSE de Gipuzkoa no va por libre; sabemos cuál es nuestro proyecto”

R. Seguimos teniendo diferencias sustanciales con Bildu, por su falta de solución al problema de las basuras. Tampoco vemos clara su postura en la financiación de carreteras, un asunto en el que hemos perdido un año porque el PP le ha puesto la alfombra roja. Vamos a actuar con la misma firmeza y la mano tendida que hasta ahora. Este ejercicio de responsabilidad se hizo durante cuatro años con Markel Olano [del PNV] como diputado general, apoyándole los cuatro ejercicios y sus planes anticrisis. El que no priorizó el año pasado la defensa del plan de residuos, ni contó con ayuda de otros grupos para aprobar actuaciones a favor de las empresas fue el PNV.

P. ¿Por qué le ha molestado este acuerdo a Urkullu?

R. Urkullu quería gobernar en solitario con acuerdos transversales. Su idea inicial era entenderse con el PP a cambio de no meterse en enredos como el de Cataluña. ¿Qué hemos hecho para que el PNV actúe con tanto rencor contra nosotros en Gipuzkoa? ¿Por qué vamos a renunciar a participar en la aprobación de unos presupuestos en una situación normalizada? ¿Siempre tiene que estar el PNV? Solo pido un ejercicio de moderación al PNV, porque Urkullu debe negociar ahora sus presupuestos. El PNV va a tener que reconsiderar su Gobierno en solitario, porque de lo contrario va a hundir el país. Unas cuentas no salen insultando y culpando siempre al PSE.

P. ¿Esto abre un nuevo escenario en el juego de alianzas a escala autonómica? ¿Se avecinan acuerdos PSE-EH Bildu?

R. Dependerá de la coincidencia en las prioridades. Aún hay muchas diferencias, no nos conocemos y tenemos un pasado doloroso y tormentoso. Además, nuestro concepto de país es diferente. Somos dos partidos de izquierdas y en la medida en que coincidamos, prevalecerá lo que se pacta, no con quién se pacta, como dijo Patxi López. La sociedad nos está pidiendo que avancemos en la convivencia y la normalización. En ese escenario, el entendimiento entre partidos de izquierdas es inevitable. Ya no puede haber imposiciones del PNV porque está en minoría.

P. ¿Y acuerdos de gobierno entre partidos de izquierda?

R. Hasta ahora no han sido posibles porque ETA estaba matando. Aún hay demasiadas diferencias, desconocimiento y falta de empatía. Hay que darle tiempo. ETA no ha desaparecido, tampoco hay un reconocimiento expreso de la izquierda abertzale al dolor causado a las víctimas de la banda.

P. ¿Cómo ha sentado el pacto con Bildu en las más altas instancias de su partido?

R. Sentimos el apoyo político a nuestra apuesta por la gestión de la crisis, desde Rubalcaba hasta Patxi López. El PSE de Gipuzkoa no va por libre, sabemos cuál es nuestro proyecto, y este va en consonancia con el del partido nacional. Cuando Alfonso Alonso cargó contra los socialistas guipuzcoanos por el acuerdo con Bildu, el secretario general del PSOE me llamó para darme todo su apoyo. No hizo falta que yo le diera una lista de pactos que el PP ha firmado con Bildu.

P. ¿Qué sensación le produce ver a Garitano y la izquierda abertzale sacar pecho por su pacto con el PSE?

R. Los presupuestos de Gipuzkoa van a tener un plan anticrisis gracias a nuestra aportación. Si Garitano saca pecho, que tenga cuidado porque la política está muy complicada y la pluralidad actual puede ir a veces en su contra. Yo en su lugar me preocuparía de mejorar su imagen ante la ciudadanía.