Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense no consigue aprobar sus cuentas

Empleados de la universidad mantienen el encierro contra la bajada de sueldo

Tiendas de campaña frente al rectorado de la Complutense.
Tiendas de campaña frente al rectorado de la Complutense.

Los trabajadores de la Universidad Complutense (UCM) se quedan sin paga extraordinaria, como el resto de empleados públicos, pero puede que además cobren menos a partir del año que viene. La propuesta del Rectorado, que hoy estaba previsto que aprobase los presupuestos para 2013, es reducir la nómina en distintos porcentajes a unos 10.000 empleados, entre docentes y personal de administración. Pero las cuentas no han salido adelante: ha habido 16 votos a favor, 16 en contra y 15 abstenciones.

Desde el pasado 12 de diciembre, una veintena de trabajadores y representantes de cinco sindicatos (CC OO, CSI-F, CSIT- UP, SAP y UGT) se turnan en un encierro en el Rectorado, para el que también han colocado varias tiendas de campaña frente al recinto oficial. Preveían terminar la protesta tras alcanzar un acuerdo que no afecte al sueldo de la plantilla. Pero, de momento, no ha habido consenso.

El Rectorado ha rechazado un documento de ahorro alternativo en jubilaciones, bajas o mantenimiento. “Nos dicen que están obligados a cortar de las nóminas porque lo pide la Comunidad de Madrid”, aseguran desde CC OO y UGT. Desde el Rectorado niegan este extremo, pero no dan una explicación oficial de por qué no se admiten recortes alternativos a los previstos en el bolsillo de sus trabajadores. Ambas partes volverán a sentarse a hacer números mañana miércoles. Según explican los sindicatos, el presupuesto que se aprobará hoy incluye el recorte pero esperan acordar aún cómo aplicarlo.

La Complutense dispondrá de 21,6 millones menos en 2013 en los presupuestos regionales derivados del aumento de horas aplicadas a los empleados públicos (de 35 a 37,5). El rector, José Carrillo, ha dicho en varias ocasiones que prefiere bajar sueldos antes que despedir gente, aunque él mismo admite que hay 250 profesores menos que hace un año.

La propuesta del Rectorado recoge el ajuste ya cerrado de 8,3 millones de los 12,6 que deben detraerse al personal docente e investigador (PDI, con 6.289 profesionales).

Se obtuvieron, según los datos oficiales, con la reducción de contratos a profesores interinos o la supresión de departamentos. Su plan implica eliminar de forma temporal parte del complemento específico que reciben los docentes, entre 600 y 900 euros al año, según estimaciones sindicales. Para el PAS (Personal de Administración y Servicios, con 3.436 profesionales), la horquilla de recortes del 4,60 al 8,35% de los salarios, unos 82 euros mensuales en el tramo inferior de retribuciones (de 17.000 a 22.000 euros) y 629 euros al mes en el más alto (más de 87.000 euros).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram