Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fractura entre PNV y PSE allana la gestión de Garitano

Egibar no pondrá obstáculos a los presupuestos de 2013

Joseba Egibar, Eider Mendoza y Markel Olano, ayer en San Sebastián
Joseba Egibar, Eider Mendoza y Markel Olano, ayer en San Sebastián

El PNV anunció ayer que no va presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos de Gipuzkoa para 2013. Su máximo dirigente en este territorio, Joseba Egibar, junto con Markel Olano, anunció que intentará mejorar las cuentas presentadas por el Gobierno foral de Bildu a través de correcciones parciales. La decisión de los peneuvistas tiene dos efectos directos: por un lado, allana el camino para que el equipo del diputado general, Martin Garitano, logre sacar adelante las segundas cuentas que elabora durante su mandato; por otro, agranda la fractura existente con el PSE y los populares, los otros dos principales partidos de la oposición en Gipuzkoa.

Sin la enmienda a la totalidad del PNV, el proyecto presupuestario de Bildu para Gipuzkoa —661 millones de euros, un 2,67% menos que este ejercicio— encontrará despejada la vía para su aprobación. Sería suficiente la abstención de los peneuvistas para que decaigan las enmiendas a la totalidad que van a tramitar socialistas y el PP. Las cuentas de la coalición abertzale solo encontraría modificaciones sustanciales a través de las enmiendas parciales. El PNV anunció ayer que presentará 91 de estas correcciones por un montante de 24 millones.

El presupuesto de Bildu es de 661 millones de euros, un 2,67% menos

La decisión del PNV representa un cambio de estrategia total y contradice lo que sus máximos dirigentes habían manifestado públicamente en las últimas fechas. Olano, portavoz de esta formación en las Juntas Generales de Gipuzkoa, anunció el pasado 30 de noviembre que el PNV iba enmendar a la totalidad las cuentas forales. En esa fecha, Olano manifestó que Bildu había “incumplido” los acuerdos alcanzados con su formación para facilitar la aprobación el presupuesto de 2012 y culpó a los independentistas de haber “generado una dinámica negativa en materia de gestión de residuos, carreteras o reactivación económica”. Esos argumentos ya no son válidos diez días después.

Egibar también era partidario de impedir las cuentas de Gipuzkoa. En julio y agosto pasado, antes de conocer los resultados de las elecciones autonómicas, el presidente del GBB amenazó con rechazar la propuesta económica de Garitano porque el mandatario foral y su partido habían “faltado a su palabra” y “quebrado la confianza” entre ambas fuerzas políticas. Sin embargo, meses después Egibar moduló su discurso tras interpretar que la estrategia de no agresión directa a Bildu le había dado buenos réditos electorales en Gipuzkoa —el PNV se quedó a solo 640 votos de Bildu—. En el giro dado a su planteamiento inicial, Egibar sacó a colación la difícil coyuntura económica y la necesidad de afrontarla con presupuestos aprobados en todas las instituciones. El dirigente nacionalista negó ayer que su determinación en Gipuzkoa pretenda ganarse un gesto equivalente de EH Bildu en el Parlamento, de forma que el próximo Gobierno presidido en minoría por Iñigo Urkullu pueda aprobar también sus cuentas para 2013.

Olano explica que “estamos haciendo una lectura general de nación”

El PNV apuesta por facilitar la tarea de Bildu en Gipuzkoa en un momento en el que el Gobierno foral de Garitano ha conseguido acuerdos en materia fiscal con los socialistas, lo que va a permitir en esta provincia la aprobación del nuevo Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas (IRGF), además de crear un censo de defraudadores. Este entendimiento entre soberanistas y el PSE ha sido duramente criticado por los peneuvistas, lo que ha provocado un empeoramiento de las relaciones políticas entre los grupos de la oposición.

“Hemos hecho una lectura nacional y política”, dijo ayer Olano para justificar el cambio de posición de su partido, que opta por “no obstaculizar” las cuentas de Gipuzkoa. “Estamos hablando de una lectura general de nación, atendiendo a una gravedad extrema en el ámbito social y económico”, añadió para tratar de explicar que el PNV va a hacer todo lo contrario de lo que anunció hace menos de dos semanas. El PNV sí presentó una enmienda a la totalidad hace un año, pero la víspera del pleno para aprobar los presupuestos la retiró tras alcanzar un acuerdo con Bildu que, posteriormente, los peneuvistas consideran que ha sido incumplido en repetidas ocasiones por Garitano.