Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu y PSE amplían su entente fiscal

El entendimiento entre los socialistas y la coalición ‘abertzale’ permitirá promulgar en 2013 en Gipuzkoa un nuevo impuesto sobre la riqueza

Helena Franco, durante su comparecencia.
Helena Franco, durante su comparecencia.

Bildu y los socialistas han logrado cerrar el círculo de los acuerdos en materia fiscal en Gipuzkoa. La sintonía entre ambas formaciones abarca ya a la práctica totalidad del catálogo de los impuestos directos. La coincidencia volvió a escenificarse ayer en las Juntas Generales a propósito del Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas que promueve el Gobierno foral de Bildu. El PSE-EE anunció ayer en las Juntas Generales que respaldará la aprobación de esta nueva figura impositiva que sustituirá a partir de 2013 al Impuesto de Patrimonio. Aralar también lo apoyará.

El proyecto de norma foral que regula este impuesto a los ricos prevé ingresar, según los cálculos de la Diputación guipuzcoana, un total de 44,64 millones de euros anuales, lo que supondría un incremento de 8,7 millones y un 24,4% más con respecto a los 35,87 millones recaudados este año con el de Patrimonio, según los datos facilitados por la diputada de Hacienda, Helena Franco, quien compareció en la Cámara provincial acompañada por el director de hacienda, Xabier Olano, y la directora de Política Fiscal, Itziar Miner.

Los socialistas consideran que el Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas que ha elaborado Bildu “se acerca en casi todo a la propuesta de los socialistas vascos” y supone “un avance en la nueva fiscalidad” que persigue esta formación, afirmó la portavoz juntera del PSE-EE, Rafaela Romero.

Los acuerdos

  • En diciembre de 2011, Bildu, PSE y Aralar alcanzaron un acuerdo para modificar el Impuesto de la Renta (IRPF) para elevar el tipo marginal al 49%. También pactaron cambiar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y el de Transmisiones Patrimoniales.
  • En junio de 2012, los mismos partidos apoyaron reformar el Impuesto de Sociedades para simplificarlo y eliminar deducciones.
  • Bildu, PSE y Aralar darán su apoyo a la aprobación del nuevo impuesto a los ricos.

La entente en materia impositiva entre los socialistas y el Gobieron foral de Bildu ha sido plena hasta la fecha en Gipuzkoa. A finales de 2011, el PSE y la coalición abertzale pactaron modificar el IRPF, además del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. También acordaron recuperar el Impuesto de Patrimonio. A estos cambios también se sumó Aralar.

La misma suma de fuerzas —Bildu, PSE-EE y Aralar— se dio a finales de junio para sacar adelante el informe de conclusiones de la ponencia sobre la reforma del Impuesto de Sociedades, que conllevará su simplificación y la eliminación de algunas deducciones.

Este frente de izquierdas ha encontrado siempre la oposición del PNV y del PP, contrarios a las reformas que se vienen impulsando en Gipuzkoa. El portavoz de los populares, Juan Carlos Cano, consideró “injusta” la denominación del impuesto, mientras que Itziar Agirre, representante de la formación nacionalista, criticó el “castigo” que ocasionará el nuevo IRGF a las pymes y alertó del “problema” de desarmonización fiscal que se originará en Euskadi, porque Bizkaia y Álava no promulgarán el nuevo tributo.

PNV y PP se han opuesto a todas las modificaciones tributarias

Al respecto, Miner afirmó que la Diputación guipuzcoana intentó convencer a los otros dos territorios, pero fueron Álava y Bizkaia los que no mostraron ningún interés en debatir sobre esta nueva carga fiscal.

Este nuevo impuesto mantendrá el mismo límite exento que el de Patrimonio, 700.000 euros, y también la exención de 300.000 euros de la vivienda habitual, aunque incluirá los bienes y derechos vinculados a actividades económicas, hasta ahora exentos, y eliminará el llamado “escudo fiscal” que establecía un techo de pago en Patrimonio.

Franco explicó que con este impuesto aumentará el número de contribuyentes un 14%, hasta los 6.861 afectados, e incrementará la riqueza sujeta a gravamen desde los 10.409 millones de 2011 hasta los 14.235, es decir, en 3.826 millones.

Una vez resuelto el capítulo impositivo, que marca la política de ingresos guipuzcoana, está por ver con quién pactará Bildu sus prioridades de gasto en los presupuestos forales para 2013. El año pasado, el equipo de Martin Garitano consiguió un acuerdo sobre los ingresos (impuestos) con los socialistas y otro con el PNV para renovar las cuentas de este ejercicio.