Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artistas contra los recortes

The Sweet Vandals, Ana Curra o Lichis, juntos en un concierto crítico con las reformas gubernamentales en Rivas Vaciamadrid

Actuación de Salida Nula durante el concierto anoche en Rivas.
Actuación de Salida Nula durante el concierto anoche en Rivas.

Es la primera vez que Mario Carrasco, de cuatro años, asiste a un concierto. En brazos de su padre, el pequeño contempla atónito las luces del escenario y estruendo de las guitarras de la banda de música soul The Sweet Vandals. No entiende muy bien por qué sus progenitores lo han traído al recinto ferial de Rivas Vaciamadrid para asistir al concierto contra los recortes, bajo el lema, Con Cierto sentido público, organizado por la Plataforma Salvemos Telemadrid. Su padre, Juan Manuel Carrasco, cuenta que ha venido con los cuatro miembros de la familia a pasar una tarde de sábado divertida y reivindicativa. El pequeño está encantado con la experiencia. Como esta familia, decenas de padres y madres, niños y adolescentes, jubilados, trabajadores y parados se animaron a pasar el día de ayer —el concierto duró desde las doce de la mañana hasta las doce de la noche— en una velada donde se dieron cita una veintena de artistas para defender lo público. “Ya era hora de dejar tanta manifestación y de buscar espacios de encuentro para reivindicar los servicios sociales básicos sin tener miedo a irnos a casa con una multa”, explicaba Alejandro Carvajo, un maestro de 32 años.

El evento, que congregó a artistas como Ana Curra, Lichis, Sôber o Che Sudaka, entre otros, fue organizado por la Plataforma Salvemos Telemadrid, un colectivo que lucha contra el desmantelamiento de la televisión pública regional, con el apoyo de plataformas como la marea verde, Soy Pública, Bomberos Quemados, Trabajadores del Canal de Isabel II y sindicatos de diferentes sectores. El actor Juan Diego Botto se encargó de inaugurar el acto con un discurso en defensa de lo público. A primera hora de la tarde, la carpa del recinto, cedida por el Ayuntamiento de Rivas, contaba con unos 1.800 asistentes. Entre ellos, un grupo de trabajadores de Metro de Madrid que aprovecharon la cita para protestar por los recortes en el suburbano.

A la explanada del recinto también acudieron cientos de jóvenes que aprovechando la gratuidad del evento, disfrutaron de buena música y apoyaron la causa. Es el caso de Lorena Castro y Estefanía García, dos jóvenes que se desplazaron desde Guadalix de la Sierra para ver en directo a Rubén del Pozo, su cantante favorito, y para manifestarse a favor de los “servicios sociales”. Para Arturo Sánchez (50 años), un extrabajador de la nave que tiene la multinacional de mensajería UPS en el distrito madrileño de Vallecas, el concierto de ayer era la ocasión perfecta para protestar nuevamente contra el recorte de la plantilla de esta empresa en España. Al llegar la noche, el aforo se fue llenando hasta rondar los 3.000 asistentes. Los sándwiches de nocilla dieron paso a las copas y a los minis de cerveza. “Música y reivindicación a la salud de la Comunidad de Madrid”, sentenció una trabajadora de la televisión regional que no quiso desvelar su identidad. Y es que el coste del concierto se sufragó con los 100.000 euros que el Tribunal Supremo condenó a pagar a la cadena pública por vulneración del derecho a una huelga convocada por los trabajadores en 2009.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram