Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Emtre baja un 12% la tasa de basura tras la desorbitada subida de 2011

Los contribuyentes no notarán la rebaja de siete y 16 euros en sus recibos, según los tramos, hasta el mes de marzo.

La Emtre baja un 12% la tasa de basura tras la desorbitada subida de 2011

La tasa de basura de Valencia y su área metropolitana, conocida como Tamer, bajará en torno al 12% a partir de enero de 2013. El recorte se produce después de una subida de aproximadamente el 150% en otoño de 2011. Los contribuyentes no notarán la rebaja de siete y 16 euros en sus recibos, según los tramos, hasta el mes de marzo.

La asamblea de la Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos (Emtre) aprobó ayer de manera provisional la rebaja con los votos del PP, Compromís e independientes.

Los socialistas se opusieron porque creen que se podría rebajar mucho más y que subirla fue una desproporción. Por ejemplo, dijo el socialista Salvador Soler añad, si la Generalitat abonara a la Emtre la deuda histórica de 18 millones de euros. Bartolomé Nofuentes, dirigente del PSPV en L’Horta Sud y representante socialista en la Emtre por Quart de Poblet se reunió con los secretarios generales de la comarca y decidieron estudiar la impugnación de los presupuestos “porque mantienen el incremento del 150% de la tasa”.

Josep Bort, portavoz de Compromís, atribuyó tanto la bajada de la tasa como el cambio en la presidencia de la Emtre —que pasó de manos de Ramón Isidro Sánchis a Ramón-Llin— “a la presión ciudadana” que protestó contra la subida.

Los socialistas se opusieron porque creen que se podría rebajar mucho más y que subirla fue una desproporción

Los contribuyentes presentaron cientos de reclamaciones. “Nuestro voto afirmativo es un voto crítico porque vemos la rebaja insuficiente”, dijo Bort.

La fuerte contestación que recibió la desorbitada subida de la tasa provocó, de hecho, el relevo de Sanchis y que la nueva presidenta llegara con el encargo de recortarla para suavizar el malestar ciudadano.

Los 56 euros anuales que pagan los contribuyentes que consumen menos de 65 metros cúbicos pasarán a 49; y los 139 euros que abonan los que consumen más de esa cantidad, pagarán 123 euros. En el primer caso, hay unos 318.000 contribuyentes, en el segundo, 380.000

Según Maria Àngels Ramon-Llin, presidenta de la Emtre, la rebaja es la que es, “pero la hemos conseguido en poco más de seis meses”. Este descenso, aunque tímido, lo ha permitido la renegociación a la baja del canon que se paga a la unión temporal de empresas de la planta de Los Hornillos, en Quart de Poblet.

Ramón-Llin avanzó que en 2014 y 2015 podrían producirse nuevos recortes de la Tamer si la entidad mejora sus ingresos. La entidad se propone ofertar a otros Ayuntamientos valencianos el tratamiento de los residuos. Con la apertura del complejo de Manises a mediados de diciembre, la Emtre tendrá capacidad para gestionar 150.000 toneladas adicionales por día, calculó la entidad. la Emtre derribará a continuación el módulo de la planta de Fervasa en Quart. El vertedero de Dos Aguas dispone de un margen de siete u ocho años antes de colmatarse.

La idea de que la Emtre gestione o trate residuos de otros municipios de la provincia cobra fuerza a la vista del retraso que arrastran los planes zonales de la Generalitat y si se tiene en cuenta que la crisis ha tenido un doble efecto: ha provocado que se genere menos basura y hace muy complicado que se construyan los vertederos y plantas de tratamiento previstas por lo que alguien tendrá que tratar los residuos.

La asamblea general de la Emtre aprobó los presupuestos para 2013, unos 73 millones de euros, en contra de la práctica totalidad de la oposición. El socialista Soler recriminó a los populares su mala gestión de los residuos y pidió explicaciones de que no haya más ingresos por la vía de recuperar y reciclar los residuos. Según la entidad, del material que no va directamente el vertedero, un 9 o 10% se convierte en subproductos, un 15% se dedica a compost y el resto se van en pérdidas por evaporación por lixiviados. Esta es otra de las vías que tiene la Emtre de generar nuevos ingresos y que ahora apenas se utiliza.