Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un conductor coloca un maniquí de copiloto para circular por el Bus-VAO

Iba por el bus-VAO, en el que solo pueden circular coches con más de una persona

La Guardia Civil sospechó al notar que la mujer no se movía

El conductor y la maniquí, a la que no le falta un detalle. Ampliar foto
El conductor y la maniquí, a la que no le falta un detalle.

La imaginación de algunos conductores para evitar los atascos en los accesos a Madrid parece no tener límites. La Guardia Civil se quedó perpleja la semana pasada cuando vio cómo un conductor había colocado un maniquí vestido de mujer en el asiento del copiloto para poder circular por el bus-VAO (Vehículos de Alta Ocupación) de la autovía de A Coruña (A-6). Llevaba hasta el cinturón de seguridad abrochado. Esta calzada se destina desde 1994 a vehículos que transporten a más de una persona y para transporte público.

Según ha informado esta mañana la Comandancia de Madrid, los hechos ocurrieron el martes de la semana pasada. Unos guardias civiles estaban apostados desde primera hora de la mañana en uno de los accesos al carril, a la altura de Las Rozas dirección a la capital, para comprobar que los vehículos cumplían la norma del bus-VAO. Sobre las 8.45, les llamó la atención la extraña "inmovilidad" de la persona que iba como copiloto, por lo que decidieron parar al conductor.

La sorpresa fue mayúscula cuando comprobaron que, en lugar de una mujer, había un maniquí. Eso sí, no le faltaba detalle alguno. Iba "perfectamente caracterizado con peluca, gafas de sol y completamente vestido", hasta el detalle del fular. Incluso el conductor le había puesto el cinturón de seguridad para no levantar las sospechas de los guardias, según fuentes del instituto armado. El conductor es un vecino de Madrid de 33 años, que reside en Majadahonda y que se dirigía a su trabajo en la capital.

En la Guardia Civil no recuerdan un caso de estas características que se haya producido en los últimos años, aunque muchos conductores que usan ese carril aseguran haberlo visto antes e, incluso, un muñeco en la sillita del bebé.

La infracción está recogida en el artículo 35,1 del Reglamento General de Circulación, que recoge que la utilización del carril bus-VAO queda limitada a motocicletas, turismos y vehículos mixtos. La cuantía de la denuncia es de 200 euros y no supone la pérdida de puntos. Si la multa se paga en el periodo voluntario, se reduce a la mitad.

Según un informe realizado a los dos años de su implantación, el bus-VAO permite recorrer una docena de kilómetros en nueve minutos en lugar de hacerlo en media hora. Además, se consume la mitad de gasolina que si se circula por el carril convencional.