PROTESTAS CONTRA LA REFORMA EDUCATIVA

Una serie de incidentes jalonan la huelga estudiantil contra los recortes

La Ertzaintza imputa a 93 jóvenes por desórdenes y causar destrozos tras ocupar la sede del Gobierno vasco en Bilbao

Un momento de los incidentes entre manifestantes y la Ertzaintza en Bilbao.
Un momento de los incidentes entre manifestantes y la Ertzaintza en Bilbao.Alfredo Aldai (efe)

Un grupo de jóvenes que participaban en la manifestación convocada por el sindicato estudiantil Ikasle Abertzaleak en Bilbao con motivo de la huelga en el sector educativo y en contra de los recortes han causado diversos destrozos en la sede del Gobierno vasco, ubicada en la Gran Vía de la capital vizcaína, lugar en el que concluía la marcha. La Ertzaintza ha imputado sendos delitos de desórdenes públicos y ocupación de un edificio público a 93 alumnos, según ha informado Interior.

Interior ha precisado que sobre las 13.45 un grupo de asistentes a la manifestación se han introducido en la sede del Ejecutivo y han causado distintos destrozos. Al acudir al lugar varias dotaciones de la Ertzaintza, los manifestantes les han recibido lanzando objetos, lo que ha obligado a la Policía autonómica a realizar varias cargas. En la marcha participaba cerca de un millar de personas. Pasadas las tres de la tarde, la Ertzaintza permanecía aún en el lugar identificando a varias personas, que serán imputadas por desórdenes públicos y la ocupación del edificio.

Dos mujeres de 47 y 45 años han resultado heridas de carácter leve al ser atropelladas por una furgoneta de la Ertzaintza que se dirigía a la sede del Ejecutivo para reforzar las dotaciones allí presentes. Ambas mujeres tuvieron que ser trasladadas a un centro hospitalario, del que ya han sido dadas de alta después de ser atendidas de las contusiones sufridas, según Interior.

La protesta ha tenido un seguimiento "total" según sus convocantes, mientras que la Universidad del País Vasco (UPV) únicamente se ha referido al "escaso" apoyo que ha registrado en el campus de Leioa (Bizkaia). El paro ha sido organizado por diferentes movimientos estudiatiles en toda España para "denunciar el ataque del Gobierno central" a la educación. Entre los convocantes están los principales sindicatos de estudiantes nacionalistas, entre ellos Ikasle Abertzaleak, próximo a la izquierda abertzale. En total, se han convocado en Euskadi y Navarra una treintena de manifestaciones.

 A lo largo de la mañana también se han producido varios altercados, según ha informado Interior. Sobre las 10.30, un grupo de unos 40 o 50 jóvenes han cortado la calle Florida de Vitoria y han cruzado contenedores en esa zona y en el Paseo de Cervantes. Agentes de la Ertzaintza han abierto expediente a tres estudiantes por celebrar una concentración no comunicada en la Plaza de los Fueros antes de la manifestación prevista en Vitoria.

En el campus vizcaíno de la censura un grupo de unos 30 jóvenes ha cortado hacia las ocho de la mañana la carretera de acceso. Patrullas de la policía vasca les han invitado a levantarse y retirarse de la vía. La protesta ha finalizado sin más incidentes ni detenciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La UPV ha informado a Efe de que "en los campus de Leioa, Vitoria y San Sebastián se han registrado algunos incidentes que han podido tener repercusión en el desarrollo de las clases".

El PP de Bizkaia y Nuevas Generaciones, las juventudes del partido, han dado cuenta en una nota de prensa de diversas "coacciones y amenazas" registradas en el campus de Leioa. Los populares aseguran que jóvenes vinculados a Ikasle Abertzaleak han arrojado objetos a los autobuses que llevan a los estudiantes a dicho campus; han irrumpido en las aulas y han impedido que se diera clase; han grabado en vídeo a los alumnos que no secundan la huelga y han coaccionado y amenazado a quienes querían mantener la actividad normal de la universidad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS