Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre achaca el litigio del Cupo al “cierre en falso” del PNV en 2007

El consejero advierte de que el Gobierno central toca ya “terreno peligroso”

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Aguirre, rebatió ayer la acusación de inacción en el conflicto de los 511 millones del cupo en litigio con Madrid que el candidato del PNV, Iñigo Urkullu, introdujo el lunes en campaña. Lo ha hecho, además, en un momento en el que las acciones del Ejecutivo de Mariano Rajoy en esta disputa están entrando “en terreno peligroso”, porque atañen ya al propio Concierto Económico, desveló, el consejero. Aguirre aludió a la posición común que el Gobierno viene manteniendo en este asunto con las tres Diputaciones, y con la que no parece casar bien la entrada de Urkullu.

La cuestión del Cupo no solo consta como reclamación “permanentemente en todos los informes y reuniones con el Gobierno central”, aseguró Aguirre, sino que, además, según relató, deriva de “un cierre en falso” de la negociación anterior, en 2007, realizada por el Ejecutivo que lideraba el PNV.

Aunque esa negociación “pareció muy buena” a aquel Gobierno, finalmente no lo fue tanto a tenor de los resultados inmediatos: ya la primera liquidación, la de aquel mismo ejercicio, “se cerró mal y sin acuerdo”, recordó. La Ley de Cupo para el quinquenio se aprobó el 30 de julio de 2007, pero en pocos meses estaba servido el conflicto que heredó el Gobierno socialista. “Cuando yo llegué”, en 2009, se habían acumulado ya “una serie de cantidades”, dijo Aguirre.

Yo creía que teníamos una posición común con las Diputaciones”

Carlos Aguirre

El Gobierno de Patxi López ha mantenido durante su mandato la misma defensa de posiciones que su predecesor y no piensa variarla. “No vamos a ceder porque tenemos razón en los tres bloques” que suman los 511,1 millones en disputa. “Si algún partido quiere ceder en alguno de ellos que lo diga. Nosotros, como Gobierno, no”, zanjó Aguirre, en lo que supone un emplazamiento a Urkullu.

No parece el caso: el candidato del PNV dio por buena la cantidad que reclama el Ejecutivo, al ser preguntado en una comparecencia en Vitoria. Lo que Urkullu siguió reprochando al Gobierno es que vaya a dejar la cuestión sin resolver y que intente mezclar “la liquidación del Cupo con la negociación de la nueva ley quinquenal”. En este punto, Aguirre dejó ayer muy claro que considera un error empeñarse en firmar ahora una nueva ley —aunque su negociación está abierta— pudiendo prorrogar indefinidamente la actual. “Toda la intención de Madrid es rebajarla”, advirtió.

Aguirre se mostró extrañado de que Urkullu haya hecho cuestión de campaña de este conflicto del Gobierno de Patxi López con el del PP: “Es un tema que ha estado muy claro en las reuniones con las diputaciones y yo creía que teníamos una posición común de todos”. “Nosotros no vamos a rebajar las posiciones que hemos ganado para la comunidad autónoma”, recalcó.

El Gobierno deja ver la misma extrañeza por el hecho de que el PNV no aprovechara las negociaciones de los sucesivos pactos presupuestarios con los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero para zanjar esta cuestión de los descuerdos del Cupo, que datan de su época en el Gobierno.

Fuentes del departamento de Economía y Hacienda señalaron que pudo hacerlo, del mismo modo que se empeñó en la paralización, durante un ejercicio entero, del traspaso de las políticas activas de empleo y exigió que se realizara con unas bonificaciones a los empresarios en las cuotas a la Seguridad Social que ahora han costado 80 millones a las arcas vascas.