Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto farmacéutico 'incendia' el enfrentamiento con Mato

El Gobierno vasco acusa al ministerio de "mentir de forma consciente" en los datos vascos para atacarle por su oposición al copago

El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa (izquierda), y la ministra, Ana Mato, en el consejo interterritorial en Febrero.
El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa (izquierda), y la ministra, Ana Mato, en el consejo interterritorial en Febrero. IREKIA

Los datos sobre gasto farmacéutico que el Ministerio de Sanidad hizo públicos ayer oficialmente terminaron de incendiar el enfrentamiento que mantienen los Gobiernos vasco y central por el rechazo del primero a aplicar los ajustes del Ejecutivo de Mariano Rajoy y en particular el copago de las medicinas por los usuarios. La nota ministerial indicaba que Euskadi, que ha rechazado implantar el copago, era la única comunidad autónoma que había aumentado su gasto farmacéutico desde su implantación. La consejería, que tachó de falsas esas afirmaciones, acusó al ministerio de Ana Mato de “mentir conscientemente” y exigió que una retractación pública.

 El ministerio aseguraba en su informe que el País Vasco había aumentado su gasto farmacéutico en un 2,75%, lo que relacionaba con el hecho de que Euskadi “no esté aplicando las medidas de eficiencia”.

Datos enfrentados

La nota de prensa oficial del Ministerio de Sanidad detalla los datos de gasto farmacéutico, número de recetas facturadas y gasto medio por receta en cada comunidad autónoma. La consejería considera erróneas las cifras relativas a Euskadi en las tres áreas.

Gasto farmacéutico:

Según el ministerio: 44.888.273 euros (un 2,75% más que en julio de 2011)

Según la consejería: 41.311.787 euros (un 5,43% menos).

Recetas facturadas:

Según el ministerio: 3.674.368 (5,38% más que en 2011).

Según la consejería: 3.628.327 ( un 4,5% más).

Gasto medio por receta:

Según el ministerio: 12,22 euros por receta (un 2,51% menos que en julio de 2011).

Según la consejería: 11,39 euros por receta (un 9,51% menos).

Sanidad salió al paso con una durísima réplica oficial en la que aseguró que el informe ministerial contiene datos “erróneos” y “carece del más elemental rigor técnico”. El viceconsejero, Jesús María Fernández, lamentó en declaraciones a EL PAÍS la “manipulación grosera de los datos”. La consejería se acusó, además, al ministerio de “deslealtad institucional” y de mentir. El departamento también ofreció su propia versión de los datos, según la cual el gasto farmacéutico vasco descendió en julio. La comparación entre ambas cifras arroja una diferencia de más de tres millones de euros.

Una portavoz del ministerio aseguró a este periódico que los datos incluidos en el informe son los que las propias comunidades autónomas remiten a la dirección general de Farmacia. Esta misma fuente rechazó las acusaciones de Sanidad y se reafirmó en lo publicado, reiterando el carácter “oficial” de la nota de prensa sobre el gasto farmacéutico y de los datos incluidos en ella.

La consejería contrarreplicó que desconocía “de dónde ha sacado los datos el ministerio”, ya que, según dijeron fuentes de la misma, el informe del gasto farmacéutico en Euskadi correspondiente a julio “se ha enviado al ministerio oficialmente hoy” [por ayer]. Un portavoz de la consejería explicó que estas cifras mensuales se recogen de todas las boticas en torno al día 10 del mes posterior, y a partir de ahí la Dirección de Farmacia vasca coteja los números y las recetas para obtener la información definitiva.

Para el viceconsejero, el informe ministerial y las conclusiones sobre los datos que aporta del País Vasco tenían una clara intencionalidad política y buscaba atacar al Gobierno vasco por su “defensa firme” contra la implantación del copago. Fernández hizo hincapié en que Euskadi sí está adoptando medidas de eficiencia para reducir el gasto farmacéutico.

Las dos versiones arrojan diferencias superiores a los tres millones de euros

Fernández defendió que el ahorro que supone para el Estado la reducción del gasto farmacéutico se traduce en una “mayor presión” a la ciudadanía. Según él, los datos aportados por la consejería revelan que, sin aplicar el copago y obligar a los ciudadanos a un mayor esfuerzo, el gasto no ha aumentado.

El rechazo del Ejecutivo autonómico a aplicar determinados ajustes aprobados por el Gobierno central ha sido una fuente de continuos enfrentamientos entre ambas instituciones desde que la llegada de Rajoy a La Moncloa. El Gobierno de Patxi López ha hecho del rechazo a los recortes su bandera en los últimos meses.

La información oficial del ministerio de ayer venía a indicar lo contrario a lo que sostiene Fernández: que el hecho de que Euskadi no aplique el copago se tradujo en julio en un aumento del gasto en farmacias en esta comunidad, mientras que en el resto de autonomías descendió.

El País Vasco no llegó a poner en marcha el sistema del copago. Sin embargo, el decreto autonómico contra la aplicación del nuevo sistema farmacéutico se encuentra suspendido por el Tribunal Constitucional. Este órgano debe resolver si el Gobierno central invadió las competencias autonómicas al imponer esta medida. El Ejecutivo vasco estudiará mañana las alegaciones que presentará ante el Constitucional.

El consejero, Rafael Bengoa, declaró el viernes que la estrategia para hacer frente a los recortes de sanidad “sigue intacta” pese al adelanto electoral. Mientras, Euskadi prepara las estructuras para aplicar el copago aunque, según indicó Bengoa en julio, el proceso todavía tardará “meses”.