Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat tomará medidas contra la sequía si sigue sin llover en otoño

El consejero Lluís Recoder dice que los pantanos están actualmente al 65% de su capacidad

La escasez de lluvia en Cataluña, especialmente notable desde mayo, está provocando los primeros problemas de sequía. La red de pantanos todavía resiste a un verano especialmente seco y caluroso, pero los municipios que se abastecen de pozos y ríos ya están padeciendo problemas. Hay localidades de la Segarra que se están abasteciendo con cisternas, y las restricciones ya han llegado a pueblos de las comarcas del Ripollès y Osona. El consejero de Territorio, Lluís Recoder, ha avisado que, de momento, no hay problemas en los pantanos: los embalses están actualmente al 65% de su capacidad. “De momento no hay que tomar medidas en el conjunto de nuestro sistema”, ha tranquilizado el consejero, aunque ha dejado claro que si sigue sin llover la Generalitat deberá tomar medidas en otoño. “Aún no activamos protocolos de emergencia. Ya veremos en los próximos meses, estamos teniendo un año de sequía terrible. Si en el otoño continuamos en esta línea, evidentemente deberíamos tomar medidas”.

De momento, el titular de Territorio ha asegurado que la Agencia Catalana del Agua (ACA) garantizará el suministro en aquellos municipios donde se están registrando problemas. Pese a que ha recordado que el abastecimiento del agua “es una competencia municipal”, ha aclarado que la ACA ayudará a los pueblos. “Tenemos planes antisequía y de garantía de suministro a los municipios. Lo haremos donde es necesario ponerlo en marcha”, ha dicho Recoder. El consejero ha participado en la Universidad Catalana de Verano de Prada de Conflent (Francia), donde ha pronunciado una conferencia sobre el corredor mediterráneo.

La poca lluvia que ha caído desde mayo ha sido especialmente grave en la zona del Pirineo y el Prepirineo. El Servicio Meteorológico de Cataluña destacó en julio el “marcado déficit” de lluvias del Pirineo y el Prepirineo Oriental, zonas en las que julio acostumbra a llover bastantes a causa de las tormentas veraniegas.