Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas defiende los nuevos recortes para evitar “ser expulsados del sistema”

El presidente catalán descarta retirar el euro por receta pese al rechazo del Parlament

El PSC y el PP recelan de la eficacia de los ajustes

El presidente Artur Mas durante la Sesión de Control celebrada hoy.
El presidente Artur Mas durante la Sesión de Control celebrada hoy.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido hoy en el Parlament el tercer gran ajuste de su Gobierno ­-cifrado en 1.500 millones- como una herramienta básica para evitar el “colapso total” de las finanzas de la Generalitat. En opinión del presidente, Cataluña corre el riesgo de “ser expulsada del sistema” si no aborda los nuevos recortes. El presidente de la Generalitat y el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, han explicado este miércoles en la Cámara el tercer plan de ajuste impulsado por su gobierno, producto de los reales decretos de educación y sanidad que obligan a un ahorro de 10.000 millones en el conjunto de las comunidades autónomas. Durante su intervención, Mas ha subrayado el esfuerzo “gigantesco” que ha hecho su Ejecutivo desde que asumió el poder, en diciembre de 2010: “A finales de 2012, en dos años, habremos reducido entre 3.000 y 5.000 millones el presupuesto; esto es un esfuerzo gigantesco”.

Las representantes del PSC y del PP han cuestionado la eficacia de esta tercera oleada de recortes. “La austeridad no es un ejercicio contable. Es una medida obligada, pero hay que valorar sobre quién recae”, ha asegurado la diputada socialista Rocío Martínez-Sampere, quien ha vuelto a reclamar a Mas que recupere el impuesto de sucesiones y aplique un impuesto sobre grandes fortunas para aumentar los ingresos de la Generalitat. La diputada ha reprochado también al presidente de la Generalitat el “pacto de hierro” que tiene CiU con el PP, tanto en Barcelona como en Madrid, donde los diputados nacionalistas han votado el 90% de los recortes de Mariano Rajoy.

Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular en Cataluña, ha instado a Mas a ser “leal” con el Gobierno de Rajoy y le ha pedido que no le acuse de todos los males que sufre Cataluña. Según su opinión, el Gobierno de CiU se equivoca al recortar en educación y sanidad cuando podría reducir drásticamente la partida en subvenciones “identitarias”, que calcula en 600 millones, y afrontar la reforma para reducir ya la Administración. La líder popular ha invitado a Mas a suprimir el euro por receta que le permitirá recaudar 30 millones de euros, los mismos que se invierten en lo que ella denomina las “embajadas catalanas” (representaciones de la Generalitat en el extranjero). Sin embargo, Sánchez-Camacho ha dejado la puerta abierta a que el PP se abstenga en la votación de la resolución sobre el euro por receta si Mas se compromete a reflexionar y evaluar los ingresos que comporta la aplicación de la tasa.

El líder ecosocialista, Joan herrera, ha sido implacable en su análisis al tachar los recortes de “injustos e inútiles” y sostener que Cataluña está mucho peor que cuando CiU llegó al poder en diciembre de 2010. Y ha recurrido a datos: el paro ha aumentado al 17% (cada día hay 330 parados más) y la deuda ha pasado de 40.000 a 48.000 millones. “Este es el tercer plan de ajuste. Vuelve a caer en la misma piedra. Y tiene la osadía de decir que esos recortes no afectan al núcleo del Estado de bienestar”, ha afirmado Herrera, que también ha instado a Mas a retirar el euro por receta utilizando una frase que dijo en su día el mismo presidente: “No quiero el copago porque afecta a la parte más vulnerable de la población”.

La comparecencia de Mas llega después de que la solicitaran todos los grupos de la oposición. El presidente de la Generalitat ha aprovechado para ahondar en su habitual discurso de que Cataluña podría ahorrarse buena parte de los recortes si contara con un sistema de financiación como el del País Vasco. “Hay un déficit estructural de recursos que lo condiciona todo”, ha dicho Mas, que ha pedido el apoyo de todos los partidos para reclamar el pacto fiscal.

Asimismo, Mas ha confirmado que Cataluña seguirá cobrando el euro por cada receta médica aunque la mayoría del Parlament ordene lo contrario. Así lo ha dado a entender hoy Mas al ser interpelado por Alicia Sánchez-Camacho.

El pleno del Parlament votará mañana una resolución impulsada por todos los grupos de la oposición para evitar que los catalanes paguen una tasa que no existe en el resto de España y que, pese a haber contado inicialmente con el apoyo del PP, ahora solo es defendida por Convergència i Unió. Sánchez-Camacho ha solicitado a Mas en el pleno del Parlament que retire esta tasa si así lo insta el Parlamento. “Las resoluciones tienen que cumplirse siempre que no contradigan leyes, que son de rango superior”. De esta manera, Mas ha descartado retirar la tasa, puesto que está incluida en la Ley de Medidas Fiscales y Financieras.