Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Recortes presupuestarios

Las Universidades urgen a la Junta a resolver su asfixia financiera

Los centros calculan que la deuda acumulada asciende a 750 millones

Universitarios dando clase a las puertas de San Telmo en protesta por los recortes. Ampliar foto
Universitarios dando clase a las puertas de San Telmo en protesta por los recortes.

Las arcas universitarias están vacías. Los ahorros de los años de prosperidad se han acabado porque la principal fuente de ingresos, la Junta de Andalucía, raciona los pagos al extremo, presionada por los tijeretazos presupuestarios que está obligada a ejecutar. De la partida de 1.100 millones de euros presupuestada en 2012, las 10 universidades han dejado de ingresar unos 750 millones desde finales del año pasado. Esta cifra equivale a todo el recorte salarial que la Junta ha aplicado a sus 260.000 empleados públicos con la aprobación del plan de ajuste.

Para las universidades, los pagos mensuales efectuados hasta ahora han servido para poco más que pagar las nóminas de los trabajadores, la prioridad número uno a la hora de destinar fondos. Para el resto de obligaciones, como satisfacer a proveedores o mantener y desarrollar infraestructuras, una universidad potente como la de Sevilla arrastraba a 31 de diciembre atrasos de 150 millones de euros en órdenes de pago. En total, su deuda con proveedores asciende a 60 millones de euros y los pagos han pasado de realizarse en 45 días a abonarse en seis meses.

Hasta ahora, los campus han venido sorteando contratiempos tirando de su propia tesorería. Pero la hucha ya solo devuelve eco y con ello, la situación se vuelve cada vez más frágil y el miedo a un colapso económico ya es real entre los rectores.

“En la época de bonanza se firmó un contrato programa con las universidades andaluzas que supuso un incremento presupuestario muy fuerte. En general, las universidades han gozado de una buena financiación, pero cuando ha empezado la situación de déficit por parte del Estado y las comunidades autónomas, obviamente se ha notado”, señala José Manuel Roldán Nogales, rector de la Universidad de Córdoba y presidente de los rectores andaluces.

“Desde hace dos años venimos hablando con lealtad pero con claridad a la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de los serios problemas de tesorería que vivimos”, continúa Roldán Nogales.

Los rectores han trasladado esta inquietud al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y al consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila. “Les hemos dicho que necesitamos una solución a este problema. La consejería nos ha respondido que en este mes de julio se va a tratar de encontrar una solución a la financiación con una hoja de ruta. Existe un compromiso explícito ante los gerentes y los rectores de que al más alto nivel de consejerías [Innovación y Hacienda, fundamentalmente] se va a buscar una salida”. El rector Roldán Nogales confía en encontrar una solución. “De no ser así pediríamos una reunión inmediata con el presidente de la Junta para manifestarle nuestra preocupación”, advierte.

Los rectores han trasladado a Griñán y Ávila su inquietud por la situación

Ya comienza a hablarse de un plan extraordinario que les ayude a poner al día a sus cuentas, un programa similar al que ha impulsado el Gobierno para que los ayuntamientos paguen a los proveedores. “Sé que las reuniones al más alto nivel que se mantiene con la Consejería de Hacienda van en este sentido”, avanza el rector.

Fuentes cercanas a dicha negociación confirman que existe un “ajuste en el calendario de pagos”, si bien subrayan el compromiso de la Junta en “mantener el actual modelo de financiación, garantizando los cobros del personal y el mantenimiento de las infraestructuras básicas”. Asimismo, destacan que los retrasos solo afectan al “10% del presupuesto global a las universidades desde que se puso en marcha el actual modelo de financiación”.

Mientras tanto, el agua ya se siente en el cuello de las universidades grandes, pero hace tiempo que cubre a las más pequeñas. “En la época de bonanza, el plan financiación permitió que las universidades grandes pudiesen tener un mayor ahorro con respecto a las pequeñas”, termina el presidente de los rectores andaluces.