Las tarifas de las guarderías se fijarán por la riqueza de municipios y familias

La consejera Rigau fija en 1.300 euros por niño la ayuda a jardines de infancia para este curso

La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, prepara una revolución en el modelo de financiación de las guarderías públicas. A partir del curso que viene, la Generalitat ya no subvencionará por igual a todos los niños de Cataluña, sino que promoverá una doble escala vinculada a la riqueza de municipios y familias. La Generalitat dará primero más dinero por niño a los Ayuntamientos con menor nivel socioeconómico y pide que luego los alcaldes fijen las cuotas que pagan las familias según su renta.

La consejera Rigau avanzó ayer en el Parlament este cambio de modelo, al mismo tiempo que hizo uno de los anuncios más esperados por ayuntamientos y familias: la aportación que la Generalitat hará por niño este curso a las guarderías municipales. Serán 1.300 euros, un 28% menos que hace dos años. En 2010, la Generalitat aportó 1.800 euros, mientras que el año pasado la cifra bajó a 1.600. La subvención a las escuelas de música se verá reducida un 50%, hasta 230 euros, y las escuelas de danza recibirán 150 euros.

Pero este modelo cambiará radicalmente de cara al curso próximo. El Departamento ya ha elaborado un mapa en el que se clasifican todos los municipios catalanes según su nivel socioeconómico. Enseñanza asegura que en esta clasificiación no solo ha tenido en cuenta la renta por cápita de los municipios, sino también otros indicadores, que el Departamento no detalló. Lo que sí aseguró Rigau es que, según esta escala, se establecerán tres o cuatro categorías de municipios y que el importe máximo por plaza será inferior a 1.300 euros.

Este recorte implicará una subida generalizada de las tarifas de las guarderías, tal y como hace semanas que alertan los alcaldes. La Generalitat espera que los municipios, titulares de las guarderías y los que fijan los precios finales, establezcan así un sistema de tarifas y bonificaciones para familias con rentas más bajas.

La Generalitat empezará a negociar en junio este nuevo sistema con las entidades municipalistas, que hasta ayer desconocían los planes de Rigau, según aseguró Josep María Freixanet, responsable de Educación de la Federación de Municipios de Cataluña. Freixanet se mostró partidario de revisar el modelo, pero advirtió que el cambio debe hacerse con cuidado para no crear “agravios comparativos” entre municipios y para no traspasar las que considera dos líneas rojas; evitar las segregación y asegurar la igualdad de oportunidades.

El cambio en la financiación de las guarderías sí despertó las críticas de los partidos de izquierda. El diputado del PSC, Daniel Font, alertó de que las cuotas subirán “hasta un límite que algunas familias no podrán asumir”. Desde ICV, Dolors Camats, culpó a la consejera de provocar un déficit de 35 millones a los ayuntamientos, que deberán asumir el recorte de la subvención. Por su parte, Anna Simó de ERC lamentó el incumplimiento de la resolución aprobada por el Parlament hace una semana para que se mantuviera la subvención de 1.600 euros. “¿Cómo se toma el Departamento [de Enseñanza] estos mandatos del Parlament”, espetó Simó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS