gipuzkoa

Bildu y el PNV cierran su segundo gran acuerdo económico en el territorio

Izagirre y Goia presentan un plan inversor de 78 millones para San Sebastián

De izquierda a derecha, Goia, Izagirre y Iñaki Gurrutxaga, durante su comparecencia.
De izquierda a derecha, Goia, Izagirre y Iñaki Gurrutxaga, durante su comparecencia.JAVIER HERNÁNDEZ

Cuando el PNV y la izquierda abertzale se disponen a competir en unos meses por la hegemonía nacionalista en las urnas, ambas partes cerraron ayer su segundo gran acuerdo económico en Gipuzkoa, el territorio en que han disputado buena parte de su pugna en materia de gestión.

Después de que peneuvistas y Bildu cerraran en diciembre pasado un acuerdo por el que los primeros apoyaban los presupuestos del Gobierno foral de Martín Garitano, ayer llegó el segundo capítulo. La coalición y el PNV han pactado un plan cuatrienal de inversiones para San Sebastián por 78 millones de euros hasta 2015, después de que el equipo de gobierno de Juan Karlos Izagirre, en minoría en el consistorio, se viese obligado el mes pasado a retirar su proyecto de presupuestos para este ejercicio y prorrogar las cuentas de 2011 por falta de apoyos.

El propio Izagirre y su delegado de Hacienda, Jabi Vitoria, presentaron el acuerdo en una rueda de prensa en la que les acompañaron el portavoz peneuvista en el consistorio, Eneko Goia, y su compañero de filas Iñaki Gurrutxaga.

El plan prevé destinar más de 21 millones de euros a inversiones este mismo año y repartir el resto en los tres siguientes: 34,6 millones el año entrante, otros 16 millones en 2014 y, finalmente, cinco más en 2015. Entre las dotaciones más destacadas figuran partidas por 17,3 millones para la urbanización de Eskuzaitzeta, el principal polo de desarrollo actualmente en construcción en la capital guipuzcoana, que incluye el polémico proyecto de incineradora, que Bildu rechaza, y un polígono industrial.

Tabakalera, con 12,5 millones totales; la boulevarización del barrio de Loiola, con 5,5 millones, 1,25 millones para rehabilitar viviendas o 400.000 euros para la ampliación del Kursaal, a la que inicialmente se resistía el Ayuntamiento, son otras de las partidas previstas. El plan fue aprobado en una Junta Local de Gobierno extraordinaria celebrada ayer mismo, aunque deberá ser refrendado por el pleno el próximo 30 de mayo. Ambas formaciones nacionalistas suman mayoría absoluta para sacarlo adelante (14 concejales sobre un total de 27).

La Diputación anuncia recortes al caer la recaudación cerca de un 10%

Izagirre se felicitó por la consecución de este acuerdo, que permitirá dar “estabilidad” a la capital donostiarra los próximos cuatro años. De su lado, Goia aseguró que lograr acuerdos resulta “imprescindible” para el funcionamiento de la ciudad, y atribuyó la actuación de su grupo a la “responsabilidad”.

Los ingresos precisos para estas inversiones procederán del crédito, la operación en marcha para vender el complejo municipal de Illunbe, con la que el consistorio espera lograr 21 millones de euros y que, según el alcalde “va muy bien”, los aprovechamientos urbanísticos y cuotas de urbanización, entre otros puntos.

Mientras, Gipuzkoa se encamina a más recortes. Aunque el Gobierno foral de Bildu presentó en octubre el presupuesto más restrictivo de la historia de la provincia, con una reducción del 13,3% sobre las cuentas del año anterior, no va ser suficiente. La diputada de Hacienda, Helena Franco, anunció ayer que la institución foral aplicará lo que llamó “retenciones de gasto” en determinadas partidas y analizará la posibilidad de recurrir a la deuda tras caer un 9,9% la recaudación fiscal en los cuatro primeros meses del año con respecto al primer cuatrimestre de 2011. Las cuentas de este año preveían recurrir a la deuda en 48,6 millones de euros “exclusivamente” para amortizar la ya existente y dejarla en su nivel actual (568,2 millones).

Franco presentará un proyecto de nuevo impuesto a grandes fortunas

Del citado 9,9% de caída un 4,8% responde a la devolución del IVA por el caso Rover. El pasado año, esa devolución se computó en diciembre, pero este ejercicio se ha hecho en abril, lo que “distorsiona” la comparación con respecto a los cuatro primeros meses de 2011. En concreto, los ingresos a fecha del pasado 30 de abril han descendido en 90 millones de euros, de los que 43 millones corresponden al caso Rover. Junto a ello, este año el ritmo de la devolución del IRPF está siendo mayor que el pasado año.

Aunque la Diputación pretende cumplir el actual presupuesto, que prevé un incremento de ingresos cifrado en torno al 4%, para hacerlo abordará ese recorte, sin afectar a “elementos básicos”, como las ayudas y servicios públicos. Franco no ha concretado en qué áreas pretende el Gobierno foral aplicar tales “retenciones de gasto”, al tiempo que también se plantea aplazar determinados proyectos, que tampoco quiso explicitar, informa Efe. La institución foral va a estudiar “a fondo” la posibilidad de incrementar su endeudamiento, opción a la que no quiere cerrar la puerta.

En el terreno de los ingresos, la diputada consideró “muy difícil” actuar a corto plazo, ya que las medidas que se puedan aprobar tendrán efecto en 2013 y no este año. La Diputación pretende sentar las bases para “reforzar la recaudación” los próximos años, para lo que trabaja, en la modificación del Impuesto de Sociedades —actualmente en estudio por una ponencia en el seno de las Juntas Generales— y “pondrá encima de la mesa” próximamente un proyecto de nuevo impuesto de grandes fortunas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción