la nueva legislatura

Docentes, alumnos y familias piden a la Junta que se revuelva contra los recortes

La recién creada Plataforma Andaluza por la Enseñanza Pública critica los ajustes en la enseñanza y reclaman al nuevo Gobierno andaluz que no los aplique

Los representantes de la Plataforma Andaluza por la Enseñanza Pública.
Los representantes de la Plataforma Andaluza por la Enseñanza Pública.JULIÁN ROJAS

Una parte importante del sector educativo andaluz ha reclamado este viernes al nuevo Gobierno andaluz, que están cerrando PSOE e IU, que se revuelva contra los recortes en la enseñanza que está aprobando el Ejecutivo central, en manos de los populares. CC OO, UGT, Ustea, CGT, el Sindicato de Estudiantes y la federación de padres y madres Codapa han presentado esta mañana en Sevilla la Plataforma Andaluza por la Enseñanza Pública y el manifiesto fundacional. En esa plataforma, que está abierta a que se incorporen más organizaciones y asociaciones, están representadas las tres patas del sistema educativo: los profesores, las familias y los estudiantes.

Los integrantes han cargado contra todas las medidas que está adoptando el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, como el aumento del horario lectivo de los profesores, el incremento de las ratios y el de las tasas universitarias. Los representantes de las diferentes asociaciones y sindicatos han querido dejar claro que no se trata de medidas que empeoren solo las condiciones laborales de los docentes. “Afectan a todos los ciudadanos”, ha dicho Pura Sánchez, de Ustea. “Es un ataque a la educación, y no es un ataque aislado”, ha añadido Laura Calderón, responsable del Sindicato de Estudiantes. “Todas van en detrimento de una educación de calidad”, ha opinado Ana Castillo, de Codapa.

La plataforma ha anunciado un calendario de protestas y concentraciones. Han llamado al sector educativo a sumarse a las protestas del 29 de abril y el 1 de mayo. Además, se ha adherido a la huelga que el Sindicato de Estudiantes ha convocado el 10 de mayo en todo el país.

Pero los integrantes de esta nueva plataforma no solo han cargado contra las medidas del PP, “que van dirigidas a excluir a las clases populares de la educación de calidad”, según Joaquín Martínez, de CGT. También han reclamado a la Junta que aguante el tirón. “Desde Andalucía se tienen que hacer las cosas de otra forma”, ha indicado José Blanco, responsable del sector educativo de CC OO en Andalucía. “La Junta debe rechazar los recortes”, ha añadido Blanco, una petición a la que también se ha sumado Juan Carlos Hidalgo, de UGT.

Ese margen de resistencia existe. El aumento de dos horas del horario lectivo de los profesores de instituto es de obligada aplicación (y supondrá que no se contraten unos 4.800 docentes interinos el próximo curso). Pero la Junta tendrá margen de maniobra en el incremento del número de alumnos. El Gobierno ha aumentado el máximo de chicos que pueden estar en las aulas de los colegios y los institutos, pero no ha fijado un mínimo, con lo que Andalucía, si quiere, podría mantener la misma ratio.

En el acuerdo programático que han firmado PSOE e IU sobre las políticas que aplicarán en los próximos cuatro años se apuesta por el mantenimiento de la actual proporción de estudiantes por profesores. “Defensa de la ratios actuales de grupo/alumno ante las amenazas de aumento del Gobierno de la Nación”, se señala en el documento.

Donde también tendría margen de maniobra sería en el aumento de las tasas universitarias. “Garantizaremos una financiación suficiente y tasas universitarias acordes con la capacidad adquisitiva de las familias andaluzas”, afirman PSOE e IU en el acuerdo programático. Pero, para eludir esos recortes, será necesario que se mantengan el esfuerzo de inversión por parte de la Junta en un momento crítico en el que Andalucía está obligada a presentar un nuevo plan de ajuste y a ceñirse al complicado objetivo de reducción del déficit.

Manifiesto andaluz en defensa de la enseñanza pública

La decisión adoptada por el Gobierno de España de recortar el gasto educativo a través del empeoramiento de las condiciones de trabajo y de la pérdida de empleo público, están destruyendo día a día el Estado del Bienestar, patrimonio de la ciudadanía que de forma insuficiente se ha ido construyendo en España y Andalucía en las últimas décadas. El Estado del Bienestar enraíza con la existencia de unos servicios públicos de calidad, universales, redistributivos, accesibles y que respondan con eficacia a las necesidades de las personas, sobre la base del principio de igualdad. Sin servicios públicos no pueden atenderse las necesidades sociales en el mundo actual.

Tras cuatro años de profunda crisis económica, se sigue argumentando que, para salir de ella, se requiere una disminución del gasto social y una reducción de la fiscalidad y, en definitiva, una menor presencia de la actuación de los poderes públicos que fomenta una menor inversión en los servicios públicos. El resultado es evidente, cada vez estamos peor: menos Estado y más Mercado. Y ese no es el camino. El Gobierno del Partido Popular sistemáticamente está adoptando medidas que están suponiendo una fuerte reducción del gasto en políticas compensadora de desigualdades destruyendo con ello el modelo social y democrático de derecho que nos ha costado tantos años construir, devolviéndonos así al pasado.

Es la enseñanza pública la que asegura la escolarización de toda la población allá donde esté. Actualmente la enseñanza pública es la única que llega a todos los rincones de Andalucía, desde las grandes áreas metropolitanas hasta el pueblo más aislado, desde el centro de las ciudades hasta sus barrios más alejados, es decir, a muchos lugares donde nunca será lucrativo para la iniciativa empresarial privada.

La enseñanza pública acoge a todo el alumnado, sin ningún tipo de discriminación ni de selección previa. Ha impulsado el avance de Andalucía en esta última etapa histórica y ha sido clave de nuestro contrato social: la mejor garantía del derecho constitucional a la educación. En definitiva, la enseñanza pública es la única que garantiza la igualdad de oportunidades, la cohesión social, la superación de las desigualdades de origen, la vertebración de toda la sociedad en un objetivo común y el progreso individual y social de todos, no de unos pocos.

Consideramos que los servicios públicos de interés general son fuente de desarrollo económico, creación de empleo, prosperidad y cohesión social. Defendemos la gestión pública directa como mejor fórmula para procurar el acceso universal a los servicios públicos, de favorecer la equidad y calidad de los mismos, incluyendo su acceso en las mismas condiciones en el ámbito rural, de garantizar y tutelar el ejercicio efectivo de los derechos subjetivos a la salud, a la educación y a la atención social.

En Andalucía la población empleada en el sector público es inferior al 10%, mientras que la media en la UE-15 alcanza el 16%. NO es verdad que, como norma general, en España ni en Andalucía sobren empleados públicos. Las medidas de ajuste, contención del gasto público y tasas de reposición muy restrictivas, están provocando un mayor deterioro y destrucción del empleo público y con ello del servicio que prestan. En consecuencia, creemos que el gasto social destinado a mantener y mejorar la red pública educativa, además de la sanitaria y del resto de servicios sociales, es la mejor inversión que las administraciones públicas andaluzas pueden hacer para favorecer la salida de la crisis.

Los recortes en la educación pública andaluza están viniendo y se pueden acrecentar tanto por el empeoramiento de las condiciones de trabajo del profesorado y de los trabajadores de la enseñanza como por los servicios y la atención que realiza este servicio público, medidas incluidas tanto en los presupuestos generales del estado como en el Real Decreto Ley 14/2012 de 20 de abril de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo: reducciones salariales, aumento de la jornada laboral, recortes en otras prestaciones como los complementos en situación de baja por enfermedad, aumento de la ratio, la disminución de grupos escolares, la desaparición de los diversos programas de ayuda y refuerzo al alumnado, etc., lo que puede provocar en Andalucía el recorte de las plantillas de los centros y una fuerte reducción del profesorado interino.

Aumentar el número de alumnos por clase y la supresión de los programas citados, perjudica principalmente al nuestro alumnado y fundamentalmente a los más débiles de entre ellos, aquellos que necesitan una atención más individualizada y de refuerzos educativos, sobre todo porque estos recorte inciden en los niveles de calidad y conocimientos. Perjuicios evidentes también para las familias, que se verán obligadas a trabajar una escuela paralela con refuerzos extraescolares, las que se lo puedan permitir, en definitiva es un grave perjuicio a toda la Comunidad Educativa. Todo ello se verá agravado con la posibilidad de la no oferta de dos de los tres bachilleratos actuales por los centros y el daño a la oferta de Formación Profesional.

La reciente decisión del Gobierno del Partido Popular de paralizar las oposiciones docentes en Andalucía mediante un recurso ante el Tribunal Constitucional es contraria a las necesidades de la educación andaluza y provocará una menor atención educativa cerrando las expectativas laborales a mucho profesorado andaluz. Se está condenando al paro más absoluto, al subempleo o a la emigración a las generaciones de los jóvenes andaluces mejor formados en las universidades y centros educativos de toda nuestra Historia. No podemos callarnos cuando estamos despilfarrando la mayor riqueza de nuestro país, su población joven.

Ni los años de bonanza ni la actual crisis económica han afectado a todos por igual. En los años buenos, mientras muchos se enriquecían, los docentes y los profesionales del sector público educativo tuvimos unos crecimientos retributivos modestos. Los que realmente se beneficiaron entonces son los mismos que ahora pretenden hacer cargar todo el peso de la crisis sobre los empleados públicos. No podemos aceptar ni los recortes salariales ya aplicados, ni los nuevos que pretenden aplicar a los trabajadores de la educación ni el empeoramiento de las condiciones laborales, que además van a impedir que los nuevos universitarios titulados se incorporen en los próximos años al sistema educativo público andaluz.

Todas estas medidas afectarán a Andalucía pues desde el gobierno del Partido Popular se reducirán los recursos que transfiere el Estado a nuestra Comunidad Autónoma. La educación pública es el pilar básico para avanzar en igualdad y equidad en Andalucía. Recortar sus recursos es fomentar una mayor brecha social que no debemos permitir. El mantenimiento de las políticas sociales y de igualdad es un principio y un derecho irrenunciable.

PLATAFORMA ANDALUZA POR LA ENSEÑANZA PÚBLICA

CC OO, CGT, Codapa, UGT, Sindicato de Estudiantes y Ustea

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50