Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sindicatura detecta un agujero de 120 millones en las arcas municipales

La Sindicatura de Comptes detecta un agujero de 120 millones en las arcas municipales Poblaciones como Gandia, Mislata, Orihuela y Sueca no presentan las cuentas en plazo

La Sindicatura de Comptes ha entregado en las Cortes el Informe de la Cuenta General de Entidades Locales correspondiente a 2010, donde constata que los ayuntamientos valencianos carecían del dinero suficiente para afrontar sus gastos generales. En conjunto, las entidades locales acumularon un agujero de 120 millones al cierre de 2010, los técnicos denominan un remanente de tesorería negativo. Apenas un año antes, el agujero conjunto era de 7,5 millones. La caída de ingresos generalizada rondó un 10% al cierre del año, según los datos de la Sindicatura de Comptes.

El informe entregado en las Cortes recoge y analiza la información económico-financiera de las 576 entidades locales (el 87% del total) que han remitido sus cuentas a la Sindicatura en el plazo establecido, que en esta ocasión se ha adelantado al 31 de diciembre de 2011.

Grandes ayuntamientos como Gandia, Mislata, Orihuela y Sueca no han presentado sus cuentas en los plazos previstos, de modo que el informe de 2010 alberga a 496 entidades y al 91% de la población de la Comunidad Valenciana. La Sindicatura de Comptes expresa especial malestar hacia el Ayuntamiento de Sueca que no ha presentado las cuentas de los ejercicios 2006 a 2010, a pesar de los múltiples requerimientos efectuados.

La no incorporación de las cuentas de estos grandes ayuntamientos y la modificación en la estructura presupuestaria aprobada por el Ministerio de Economía y Hacienda ha provocado que el análisis comparativo entre 2009 y 2010 no sea homogéneo y que haya sido imposible comparar aspectos como las obligaciones reconocidas a nivel de área de gasto y los derechos reconocidos.

En conjunto, los municipios han visto recortado su presupuesto inicial de ingresos en un 10%. Todos los impuestos han descendido excepto el IBI (impuesto sobre bienes inmuebles), que ha aumentado un 6% tras crecer un 10% el ejercicio anterior, y el IIVTNU (Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana), que se ha visto incrementado en un 13%.

El gasto público por habitante se ha recortado en un 7% hasta 1.069 euros. Los municipios de Castellón mantienen el mayor nivel, con 1.150 euros, seguidos de los de Valencia (1.116 euros), y Alicante (984 euros). Del mismo modo, los ayuntamientos castellonenses invierten 307 euros por habitante, frente a los 251 de Valencia y a los 196 de Alicante.

La carga financiera por habitante ha aumentado un 42% siendo la mayor la relativa a los municipios valencianos, que ha pasado de 87 a 149 euros (un 71% más). En Castellón ha disminuido desde los 71 euros a los 67, mientras en Alicante ha aumentado desde 57 a 61.

El análisis financiero y patrimonial refleja que los municipios de la Comunidad Valenciana vieron reducidos sus ingresos en 749 millones de euros, lo que supone un 14% respecto al año anterior, mientras sus gastos lo hicieron en un 6% (284 millones).

El endeudamiento por habitante se sitúa en 585 euros, lo que supone un 1% más que el año anterior. El crédito a largo plazo se ha mantenido en torno a los 2.500 millones de euros, mientras a corto ha disminuido un 40%, hasta 207,68 millones.

En cuanto a la presión fiscal, ésta se mantiene en niveles similares a los de 2009, con 546 euros por habitante, siendo los habitantes de los municipios de Castellón los que soportan una mayor presión (633 euros), seguidos de Alicante (564 euros) y Valencia (511).